Salir al cine es una de las actividades más comunes los fines de semana, reúnes a tus amigos, vas con tu pareja e incluso solo, pero lo que nunca falla es el sonido del maíz al explotar, el tumulto de personas riendo y conversando y ese olor como el de un carro nuevo en el que metiste tu comida para llevar de McDonald’s.

Lo que no sabes es que un simple día, en una sala oscura y llena de desconocidos, puede cambiar tu vida e incluso culminarla, cómo podrás ser testigo aquí, en TekCrispy, con las películas que han causado problemas reales en su audiencia:

Black Swan

La búsqueda de la perfección a toda costa es el objetivo principal para la protagonista Natalie Portman en Black Swan, una historia llena de suspenso y situaciones en las que es difícil discernir qué es real y que ocurre dentro de la cabeza de la protagonista, haciendo del filme difícil de seguir y por momentos un poco aburrido para algunas personas.

Aparentemente este fue el caso de un espectador en Letonia, quien sin prestarle atención a la película comía sus snacks mientras comentaba lo mala que le parecía, palabras que no pasaron desapercibidas por otra persona que llegó a reclamarle.

Haciendo que el espectador, en lugar de disculparse, y continuar con la función sacara su arma y disparara a su interlocutor quien no logró salir con vida de la sala.

Irreversible

La película de drama francesa es la obra maestra del director argentino, Gaspar Noé, quien lejos de conformarse con los tópicos fuertes que toca el filme, decidió usar una frecuencia de veintisiete hertz durante los primeros treinta minutos del rodaje.

La frecuencia, que no puede ser percibida por el oído humano, tiene la capacidad de inducir: pánico, ansiedad, extrema desesperación y acelerar los latidos del corazón.

Muchos de los que asistieron a la función, salieron de la sala de cine una hora y media después con náuseas, desorientados y sin entender qué ocurría en sus cuerpos al haber sido expuestos a la frecuencia, la cual podría haber sido completamente innecesaria si contamos con que Irreversible posee una gráfica escena de nueve minutos de una terrible violación.

Queen of the Damned

La Reina de los Condenados es generalmente descrita como la película que no logró tener éxito dentro de la saga de Entrevista con el Vampiro, por lo que nadie podría imaginarse que fuese responsable de asesinar a alguien.

Alan Menzies y Thomas Mckendrick eran dos amigos que decidieron ir a ver juntos el filme que causaría una gran desgracia.

Menzies, quien se obsesionó con la película durante los meses siguientes, le confesó a Thomas que cada noche era visitado por Akasha, la reina de los vampiros quien le concedería la inmortalidad si accedía a matar a alguien por ella.

Thomas se rió de Alan mientras le decía que se había vuelto loco y que no podía ser real, desatando la ira de su amigo quien lo golpeó con un objeto contundente hasta matarlo, bebió su sangre y comió la mitad de su cabeza.

The Exorcist

Cuando la adaptación de William Friedkin llegó a la gran pantalla en 1973, El Exorcista, se convirtió en el fenómeno del momento por el cual miles de personas acamparon fuera de los cines para obtener una entrada.

La historia de la niña poseída por el demonio que intrigó al mundo parecía no haber preparado lo suficiente a su audiencia para lo que estaban a punto de presenciar, como en Nueva York, donde se reportó que muchos de los espectadores del filme huyeron de las salas con ataques de histeria y vómito incontrolable.

De hecho, se hicieron tan conocidos los efectos de la película que para el momento en que llegó el día del estreno en Reino Unido, afuera de los cines se encontraban ambulancias y camillas preparadas para ser utilizadas de ser necesario.

The Passion of the Christ

Para el momento en que salió, The Passion of the Christ o La Pasión de Cristo fueron las dos horas más tortuosas de un filme que aún nadie está seguro de si necesitaba ser creado. La película que demostraba las últimas doce horas de vida de Cristo fue el centro de muchas discusiones pero nadie se imaginaría que causaría alguna muerte.

Pero la realidad es muy diferente, el filme de Mel Gibson logró causarle un infarto a Peggy Law, una mujer de 56 años sin ningún problema cardíaco, sufrió un colapso durante la escena de la crucifixión que, a pesar haber una enfermera en la audiencia para asistirla, no logró sobrevivir.

En Brasil, el pastor José Geraldo Soares de 43 años no tuvo mejor suerte, ya que luego de rentar un cine para ver la cinta junto a su esposa, cayó inconsciente a mitad de la película, hecho del cual no se percató la mujer hasta que ya era demasiado tarde.

Y así culmina la lista de las películas que han causado problemas reales a su audiencia, demostrando que no se necesita ser una película de terror para causar una increíble tragedia.

Esperamos que las aterradoras historias no hayan disminuido tu amor por el cine, sino que lograran despertar tu curiosidad por todos los efectos capaces de causar las obras del séptimo arte en sus espectadores.