Personas que participan en una cosecha anual de murciélagos en Nagaland, India. Foto: Zavei Hiese.

En un artículo reciente hablamos de que los murciélagos vampiros comunes son capaces de crear relaciones cercanas con sus similares estando en cautiverio, y que estas pueden mantenerse incluso cuando son puestos en libertad, de manera similar a los seres humanos.

Ahora un equipo de investigadores ha presentado otro estudio sobre murciélagos, pero con resultados menos enternecedores. En su publicación en la revista PLOS Neglected Tropical Diseases, el equipo informa que los murciélagos son un reservorio naturales de filovirus, una  familia de virus que suele infectar a los primates, dentro de los cuales se encuentran el virus de Marbug y el del terrible Ébola, conocidos por ser fatales.

Muestras de la cosecha de murciélagos en Nagaland

Los investigadores tomaron muestras de sangre de especies de murciélagos cazados y cazadores humanos en Nagaland, un estado de la India en el que los pobladores suelen llevar a cabo cosechas de estos animales como una forma de conseguir alimentos y aplicar medicina tradicional.

Canasta con murciélagos asesinados que serán distribuidos a la comunidad. Foto: Zavei Hiese.

Se tomaron muestras de sangre de 16 murciélagos de la especie Eonycteris spelaea y 30 murciélagos Rousettus leschenaultiii, así como muestras de riñón, pulmón y bazo tomadas de 34 murciélagos E. spelaea y 69 murciélagos R. leschenaultiii.

En 2017 recolectaron sueros de 85 individuos que habían participado en una cosecha anual de murciélagos, a quienes les aplicaron encuestas escritas para conocer su demografía y detalles sobre su participación en la caza. 

Al analizar las muestras de los animales, no encontraron material genético de filovirus en su sangre o en los tejidos de sus órganos, pero en el 5.3 por ciento de las muestras humanas sí encontraron anticuerpos contra una variedad alarmante de filovirus, así como también en el el 6,2 por ciento de las muestras de E. spelaea y el 13,3 por ciento de las muestras de R. leschenaultiii.

Los humanos mostraron anticuerpos contra filovirus

Con estos resultados, los autores de la investigación concluyeron que los humanos participantes habían estado expuestos a dos filovirus distintos al haber estado en contacto con los murciélagos. Las pruebas aplicadas a un grupo de muestras dieron positivo para anticuerpos contra el virus del Ébola, el virus de Bundibugyo y el virus de Sudán. Al análisis de otra muestra dio positivo para anticuerpo al virus de Marburg, y otro para el recientemente descubierto virus de Mengla. 

“Nuestros resultados refuerzan la necesidad de seleccionar sitios centinela para la vigilancia de virus en la interfaz humano-animal y resaltan algunas de las lagunas en nuestra comprensión de la transmisión y ecología de los filovirus”.

Ahora bien, no se trata de un hallazgo completamente nuevo. Ya en el pasado se había registrado con anterioridad que los murciélagos tenían filovirus peligrosos que han causado epidemias en el continente africano. En los continentes de África y Asia estos animales son objeto de caza para los humanos, y de hecho se alimentan de al menos 167 especies de su tipo.

Sin embargo, este constituye el primer informe de anticuerpos reactivos de filovirus en humanos y murciélagos específicamente en esta región india, en la cual no ha habido registro histórico de enfermedad por el virus del Ébola, por ejemplo. 

Referencia:

Filovirus-reactive antibodies in humans and bats in Northeast India imply zoonotic spillover.  http://dx.doi.org/10.1371/journal.pntd.0007733