Recientemente, se supo que la plataforma de WhatsApp tenía una enorme brecha de seguridad. A pesar de que en un principio se trató de un pequeño detalle, pronto los hackers pudieron ver las posibilidades que este les daría.

Aprovecharon este espacio para poder colar spywares en los teléfonos de los desprevenidos usuarios a través de videollamadas. El peligro del asunto radicó en que el solo hecho de recibir la llamada abría la puerta de acceso al dispositivo.

Por ello, incluso aquellos que se abstuvieron de responder llamadas de números extraños pudieron verse expuestos a este software malicioso. Este martes, WhatsApp tomó medidas legales y denunció antes las autoridades estadounidenses al grupo israelí NSO –los creadores del software espía utilizado durante el ataque.

Las figuras de gobierno pudieron ser el objetivo

A pesar de que no ha sido posible confirmarlo por completo, tal parece que la filtración a través de WhatsApp se usó para obtener información de personalidades políticas estadounidenses y de países aliados. En total, el ataque comprometió tanto los teléfonos como la información de más de 1.400 usuarios.

Esos, a su vez, se encontraron dispersos en 20 países distintos, ubicados en los 5 continentes. Entre los países afectados, se pudo encontrar algunos como Estados Unidos, Emiratos Árabes, México, la India, Pakistán y Bahrein.

Debido a estas “coincidencias” se cree que el objetivo pudieron ser los participantes políticos alineados con el gobierno de los Estados Unidos. Dentro del mismo evento, variados activistas alrededor del mundo también denunciaron ser víctimas de este ataque.

Ahora podrás controlar quién te añade a grupos de WhatsApp

WhatsApp se hace escuchar

Por la seriedad de un compromiso como este, WhatsApp no dudó en tomar acciones legales. Sin embargo, hasta la fecha NSO Group se ha lavado las manos al negar cualquier responsabilidad directa en este asunto.

Aun así, WhatsApp parece estar muy seguro en la cruzada que desea llevar contra la fuente del spyware malicioso que lo atacó. Por los momentos, esta podría ser su única acción ya que no ha sido posiblemente determinar quiénes fueron los compradores del software que eligieron los objetivos dentro de esta plataforma de mensajería.

Algunos rumores sobre NSO Group

Esta no se trata de la primera acusación comprometedora a la que se ha visto expuesto NSO Group. De hecho, también ha tenido ciertos problemas en otras ocasiones con respecto a sus clientes.

Hasta estos momentos, la compañía sostiene que solo vende su software (Pegasus) a las entidades gubernamentales. Asimismo, declara que este ha sido solo creado para vigilar las actividades criminales y terroristas.

Sin embargo, no parece tener el mejor ojo para elegir a sus clientes. En realidad, en ocasiones se ha podido saber que ha vendido sus servicios a gobiernos dictatoriales o autoritarios que los han usado para rastrear focos de protestantes.

Al parecer, la mala reputación de NSO Group seguirá creciendo. Ahora, si un próximo ataque podrá ser evitado a cortar la fuente de raíz, dependerá de qué tan exitoso sea WhatsApp en su persecución de este cometido.

Más en TekCrispy