Las industrias de construcción, minería y extracción conforman los sectores económicos más grandes de Estados Unidos, y como ya se imaginarán, estos incluyen una gran cantidad de trabajadores que, además de cumplir con sus funciones, están expuestos a riesgos muy particulares y diversos.

Podemos mencionar el riesgo de caídas en diferentes niveles, lesiones por sobre esfuerzo y ser golpeado o atrapado en maquinaria pesada, todos los cuales pueden resultar en altas tasas de lesiones y mortalidad si no se cumplen con las medidas de seguridad correspondientes.

Pero hay un caso particular, el de las lesiones por trabajo repetitivo y extenuante, que pueden dar lugar a un tratamiento, ya sea recetado por un doctor o auto impuesto, basados en analgésicos como la marihuana y los opioides.

Estudios recientes realizados en Ohio y Massachusetts han demostrado que los trabajadores de construcción tienen entre seis y siete veces más probabilidades que otros trabajadores de morir por sobredosis de opioides.

A estos hallazgos se unen los de una investigación publicada recientemente en la revista Drug and Alcohol Dependence, que muestra que los trabajadores de la industria de construcción tienen más probabilidades de usar drogas como cocaína y marihuana, y abusar de los opioides recetados en comparación con los trabajadores de otras profesiones.

Consumo de cocaína, marihuana y uso indebido de opioides

El estudio fue llevado a cabo por miembros del Centro para el Uso de Drogas y la Investigación del VIH/VHC (CDUHR) en la Facultad de Salud Pública Global de la Universidad de Nueva York. El equipo recolectó datos de la Encuesta Nacional sobre Uso de Drogas y Salud, una muestra representativa de los adultos estadounidenses, para la década comprendida entre 2005 y 2014.

Artesanos, Sitio, Trabajadores, Tropa, Cifras, Gracioso
El estudio reunió datos sobre el consumo de drogas y uso de opioides en trabajadores de construcción, extracción y minería entre 2004 y 2015.

La encuesta incluyó preguntas sobre las políticas de empleo y drogas en el lugar de trabajo, y también si consumían drogas como marihuana, cocaína o alguna otra en el último mes. En cuanto a los opioides, se les preguntó si los usaban, y de ser así, si era por razones no médicas, como una experiencia de drogarse.

Así pues los datos de 16.610 trabajadores de construcción, extracción y minería, los cuales representaban el 5,6 por ciento de la muestra de la década, fueron comparados con los que trabajaban en otras 13 ocupaciones.

Encontraron que los trabajadores de construcción tenían la mayor prevalencia de uso indebido de opioides recetados y consumo de cocaína, que para ellos fue de 3.4 por ciento y 1.8 por ciento respectivamente en comparación con el 2 por ciento y 0.8 por ciento correspondiente a los trabajadores de otras ocupaciones.

En cuanto al consumo de marihuana, encontraron que los trabajadores de construcción tuvieron la segunda prevalencia más alta de consumo de marihuana (12.3 por ciento) después de los trabajadores de servicio, en comparación con los trabajadores de otras áreas.

Relación entre el uso de opioides y drogas y los días de trabajo perdidos

Trabajadores De La Construcción, Construcción
Los días de trabajo perdidos, ya fuera por no querer ir o por alguna enfermedad o lesión, estuvieron relacionados con un mayor consumo de drogas y uso indebido de opioides entre los trabajadores de construcción.

También se encontró relación entre tener un trabajo inestable o faltar al trabajo con una mayor probabilidad de usar drogas. De hecho, los trabajadores de la construcción que estuvieron desempleados la semana pasada o que tenían de tres empleadores en adelante eran más propensos a usar marihuana o usar de manera indebida los opioides que se les recetaban.

Además, haber perdido de uno a dos días de trabajo durante el mes por no querer ir a trabajar también se asoció con mayores probabilidades de uso indebido de opioides por marihuana, cocaína y medicamentos recetados. Mientras que haber perdido tres o cinco días por enfermedad o lesión, aumentaba las probabilidades de uso indebido de opioides al doble.

Danielle Ompad, profesora asociada de epidemiología en la Facultad de Salud Pública Global de NYU, subdirectora de CDUHR, y el autor principal del estudio, señala que la mayor propensión de los trabajadores de construcción al consumo de drogas los hace también vulnerables a las lesiones relacionadas con el trabajo. El riesgo también incluye la muerte por sobredosis.

“Tiene sentido que veamos tasas más altas de trabajadores de la construcción que usan sustancias para aliviar el dolor, como los opioides y la marihuana, dada la naturaleza laboriosa de su trabajo y las altas tasas de lesiones”.

De esta forma, Ompad concluye que sus resultados, junto con los informes previos de alta mortalidad por sobredosis entre los trabajadores de la construcción mencionados al principio, sugieren que es necesario aplicar un programa de prevención y reducción de daños orientado a las drogas en este sector.

Referencia:

Construction trade and extraction workers: A population at high risk for drug use in the United States, 2005-2014. https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S037687161930417X?via%3Dihub