En la actualidad existe mucha evidencia de que el ejercicio físico de cualquier tipo es beneficioso para la salud general de los seres humanos. Esto no se limita únicamente a la pérdida de grasa y la reducción del riego de enfermedades derivadas de la obesidad, sino también al retraso del envejecimiento.

También se ha hablado de sus beneficios para nuestro estado de ánimo por la liberación de hormonas que nos hacen sentir felices, y además se recomendó recientemente para el control de los arrebatos de ira.

El problema es que el estilo de vida actual no hace que llevar una rutina de ejercicios diaria sea demasiado fácil. Bueno, esto es lo que solemos decir, pero los resultados de una nueva investigación están desmintiendo esta idea tan arraigada en las personas. En realidad sí tenemos tiempo suficiente al día para hacer ejercicio, pero lo invertimos mirando a las pantallas.

Mirar pantallas en el tiempo libre

El artículo publicado en la revista Preventing Chronic Disease se basó en una población de 32,000 estadounidenses que participaron en la American Time Use Survey entre los años 2014 y 2016, una encuesta nacional que recopiló información de personas de 15 años en adelante que registran sus actividades durante un período de 24 horas.

Los estadounidenses informaron tener unas cinco horas libres diarias fuera del trabajo y los quehaceres típicos, pero lo invierten en sus celulares y mirando televisión.

“Existe una percepción general entre el público e incluso los profesionales de la salud pública de que la falta de tiempo libre es una razón importante por la cual los estadounidenses no realizan suficiente actividad física”, comentó la Dra. Deborah Cohen, investigadora médica de RAND y autora de esta investigación. “Pero no encontramos evidencia de esas creencias”.

Al analizar los datos recolectados, encontraron que, en promedio, los estadounidenses informaron que tenían más de cinco horas de tiempo libre por día, y que la mayor parte de este valioso tiempo la invertían en ver televisión o usar dispositivos electrónicos como computadoras o teléfonos inteligentes.

Ahora bien, la definición de tiempo libre aplicada por los autores de esta investigación fue sumamente estricta, y excluyó actividades como comprar comestibles, cocinar, limpiar, comer, dormir, el cuidado personal y jugar con niños. Y aun omitiendo estos factores que consumen un tiempo considerable del día, ninguna edad o grupo étnico informó menos de 4.5 horas de tiempo libre por día.

El tiempo libre según el género

También se observaron diferencias entre géneros. Por ejemplo, los hombres informaron un promedio de casi 6 horas de tiempo libre cada día, mientras que las mujeres tuvieron un poco menos, siendo el promedio de 5,3 horas por día. Entre ellas, las mujeres de 25 a 60 años de edad, que informaron aproximadamente 4.5 horas libres por día.

Analizando ambos géneros en función del hallazgo central, se encontró que los hombres invertían 211 minutos de su tiempo libre en pantalla por día, mientras que las mujeres solo 175 minutos en promedio.

Pero yendo a lo que nos interesa, se encontró que los hombres apenas dedicaron 6.6 por ciento de su tiempo libre a hacer ejercicio, mientras que las mujeres solo el 5 por ciento del suyo para ello.

Sin embargo, se observó que las personas con una mayor entrada de ingresos sí hacían más espacio en su día a día para el ejercicio. Estos dedicaron la mayor parte de su tiempo libre a actividades físicas, e invirtieron menos tiempo en mirar pantallas en comparación con los individuos de ingresos menores.

“Aumentar la conciencia del público sobre cómo usan realmente su tiempo y crear mensajes que alienten a los estadounidenses a reducir su tiempo frente a la pantalla puede ayudar a las personas a ser más activas físicamente. Estos hallazgos sugieren que es factible que los estadounidenses dediquen al menos 20 o 30 minutos cada día a la actividad física”.

Noom, una app para cultivar hábitos más saludables rápidamente

Con todo lo dicho, lo siguiente es reflexionar. ¿Qué tanto beneficio nos trae lo que vemos en pantalla, sea cual sea, en comparación con el beneficio del ejercicio ya corroborado por la ciencia?

Por supuesto, es algo similar a comer sano. El placer que nos da una hamburguesa no necesariamente sea el mismo que nos dé una ensalada sin ingredientes dañinos, sin embargo, hay razones de peso contundentes para preferirla.

Entonces quienes estén interesados en dejar a un lado el sedentarismo, los celulares y televisores, y empezar a ejercitar su cuerpo, deberán escoger alguna que sea de su interés y que pueda superar el placer que proporcionan los primeros. De esta forma, adoptar el hábito no necesariamente sea tan traumático.

Referencia:

Free Time and Physical Activity Among Americans 15 Years or Older: Cross-Sectional Analysis of the American Time Use Survey. https://www.cdc.gov/pcd/issues/2019/19_0017.htm

Más en TekCrispy