La electricidad es una parte vital de todos los procesos que realizamos diariamente. Sin ella, muchas de nuestras costumbres cotidianas se verían afectadas e incluso se volverían inalcanzables.

Por ello, esta se trata de uno de los recursos más importantes que debemos mantener para conservar nuestro estilo de vida. No obstante, con los constantes avances de la tecnología es cada vez más la cantidad de energía diaria que requerimos de esta.

Científicos del MIT podrían cambiar nuestros sueños a través de los aromas y el sonido

En consecuencia, esto termina generando graves problemas en el ambiente. Con la intención de encontrar alternativas más ecológicas, que puedan reemplazar por completo la electricidad, se unieron trabajadores del MIT y de la Pontificia Universidad Católica de Chile.

¿Cómo enfriar en medio del calor? El gran dilema

Está claro que, si se pretende llevar la temperatura de un objeto a grados menores a los que están presentes en el ambiente requiere de un proceso de enfriamiento. Pero, ¿de qué tipo?

Las maquinarias actuales usan energía eléctrica para generar y mantener espacios u objetos a temperaturas más bajas que las ambientales. A pesar de que son efectivas, en algunos casos pueden consumir importantes cantidades de energía.

Científicos del MIT podrían cambiar nuestros sueños a través de los aromas y el sonido

Para solucionar esto, los científicos estadounidenses y chilenos pusieron su vista sobre los procesos de enfriamiento radiativo. Aunque la mayoría no lo sepa, este se trata del proceso natural a través del cual los objetos calientes bajan su temperatura en ambientes más frescos.

Básicamente, estos elementos liberan en calor en forma de radiación y este se va directamente al espacio, ya que el aire no puede contenerlo no ralentizarlo. La idea de los investigadores fue crear un aparato o componente que fuera capaz de recrear este proceso, incluso cuando las condiciones ambientales contaran con temperaturas elevadas.

El aerogel es la respuesta

Lámina de aerogel aislando a una flor del calor directo.

Buscando una solución a este planteamiento los científicos se toparon con el aerogel. Luego de estudiar sus propiedades aislantes del calor y altamente conductoras de radiación, solo les faltaba hacer que este pudiera tener la consistencia ligera y maleable adecuada.

Para esto, mezclaron el aerogel con el mismo tipo de polietileno que se utiliza para fabricar las bolsas plásticas. De este modo, obtuvieron el resultado perfecto, una sustancia aislante pero conductora del calor, maleable, esponjosa así como también resistente.

Los rayos infrarrojos muestran cómo los elementos protegidos por el aerogel (que forman el logo del MIT) se mantienen a baja temperatura mientras que la del ambiente que los rodea es alta.

Gracias a esta, pudieron hacer pruebas y notar que esta permitía –bajo condiciones extremas como las del desierto chileno– hacer que los objetos bajo su cobertura se mantuvieran hasta 13 grados por debajo de la temperatura ambiental. ¿Por qué? Debido a que el aerogel tiene la posibilidad de bloquear hasta el 90 de los rayos solares y, a su vez, permitir que hasta el 80% de las radiaciones de calor emitidas por el objeto salgan y se dirijan al espacio.

Algunos usos posibles de este nuevo sistema

Los desarrolladores de este estudio opinan que este modelo de aerogel podría ser muy beneficioso en gran cantidad de ámbitos. Por ejemplo, no solo podría ayudar a ahorrar energía en lugares en los que el consumo de esta fuera excesivamente alto.

Científicos del MIT podrían cambiar nuestros sueños a través de los aromas y el sonido

De hecho, también serviría para ofrecer una alternativa económica y funcional para las localidades aisladas con poco acceso a sistemas eléctricos. Con el aerogel, sería posible no solo mantener fríos elementos tan comunes como las frutas o los vegetales, sino que también se podría trabajar con elementos de enfriamiento tradicionales.

En estos casos, el aerogel podría ayudar a estos equipos a ser más eficientes mientras disminuyen su gasto normal de energía. Incluso, podría ser utilizado en construcciones para refrescarlas naturalmente y hacerlas de este modo, un elemento ecológico.

Referencia:

High-performance subambient radiative cooling enabled by optically selective and thermally insulating polyethylene aerogel: https://doi.org/10.1126/sciadv.aat9480

Más en TekCrispy