Son frecuentes los casos de personas que comienzan a correr como una forma práctica para perder peso o estar en forma, pero con el paso del tiempo, la actividad se convierte una pasión que se fortalece con cada kilómetro recorrido.

Cuando se trata de correr o cualquier otro hábito, es importante encontrar el “por qué”, de hecho, tener clara la razón que fundamenta la acción es probablemente lo más importante para crear un hábito sostenible.

¿Escape a la cotidianidad?

Para muchos, la carrera de resistencia suele ser vista como un escape de la vida cotidiana. Pero de acuerdo a un estudio realizado por una investigadora de la Universidad de Lund, en Suecia, las experiencias extraordinarias, como correr ultra maratones, se ven afectadas por la naturaleza competitiva de la cultura contemporánea.

Los corredores se sienten motivados por un sentimiento de total libertad, pero al mismo tiempo, están muy centrados en medir y cuantificar lo que hacen.

La investigación muestra que la noción a veces idealizada de experimentar libertad total a través de una carrera, coexiste con factores motivadores subyacentes, como mejorar la marca personal y la imagen social.

Para llegar a esta conclusión, la investigadora Carys Egan-Wyer, autora del estudio, entrevistó a 16 corredores de resistencia y analizó 21 diarios, con un total de casi 1.000 páginas.

A los fines del estudio, la investigadora tipificó a los corredores de resistencia como triatletas, corredores de ultra distancia (personas que corren distancias más largas que un maratón) y corredores de carreras de aventura de obstáculos, e identificó tres factores motivadores que los propios corredores manifestaron: la libertad, el logro y la competición.

Contribuyente al estrés

Como explica la autora del estudio:

“Los corredores se sienten motivados por un sentimiento de total libertad, un lugar donde pueden sumergirse plenamente. Al mismo tiempo, están muy centrados en medir y cuantificar lo que hacen, y utilizan sus logros en carreras de resistencia en otras áreas de la vida. Aunque los corredores ven a sus compañeros como una comunidad, hay un elemento de competencia; así que hay algunas contradicciones inherentes”.

El análisis de la data reveló que, en muchos sentidos, los corredores se centran en impulsar sus marcas personales y competir con otros en términos de su imagen social.

En la actualidad, mucha gente sufre de agotamiento, estrés y ansiedad. Es posible que las actividades de ocio realizadas en el tiempo libre se hayan convertido en una especie de “trabajo” para muchos, no solo para los corredores.

Para muchos, la carrera de resistencia suele ser vista como un escape de la vida cotidiana.

La carrera de resistencia es un ejemplo en el que los corredores se entienden libres del estrés de la vida diaria, pero debido a la naturaleza competitiva de la cultura contemporánea, sus cuerpos y cerebros pueden entenderlo como trabajo.

Sobre la base de esta observación, la investigadora expresa la necesidad de entender si este comportamiento está contribuyendo al estrés, al agotamiento y a la ansiedad.

Aunque estos resultados no pueden generalizarse para incluir a otros grupos de la sociedad, será necesario realizar estudios futuros para examinar más a fondo nuestras vidas contemporáneas en este sentido.

Referencia: The Sellable Self: Exploring endurance running as an extraordinary consumption experience. Lund University Publications, 2019. http://lup.lub.lu.se/record/3e119423-2545-49c1-a619-2009ed6536c6