En el marco de la tectónica de placas, en las últimas décadas de investigación, los científicos se han preguntado sobre si las placas tectónicas se mueven debido al movimiento en el manto de la Tierra, o si son los movimientos de las placas lo que impulsa al manto.

Ahora, de acuerdo a los resultados de una reciente investigación realizada por científicos de la École Normale Supérieure de Paris, el Centro Nacional de Investigación Científica (CNRS, por sus siglas en francés) y la Universidad de Roma, es el movimiento de las placas lo que impulsa el manto.

Disyuntiva geológica

Para los geólogos que se especializan en la tectónica, la cuestión de quién mueve a quién, es un dilema bastante parecido al problema de la gallina y el huevo: el manto aparentemente hace que las placas se muevan, mientras que estas a su vez, impulsan el movimiento del manto.

Los resultados sugieren que son las placas tectónicas las que impulsan el flujo del manto.

Para dilucidar cómo interactúan estas fuerzas, el equipo de investigación optó por asumir un enfoque en el que consideraban la Tierra sólida como un único sistema indivisible, y llevó a cabo el modelado más completo hasta la fecha de la evolución de un planeta ficticio muy similar a la Tierra.

Los científicos primero tuvieron que encontrar los parámetros apropiados, y luego pasaron unos nueve meses resolviendo un conjunto de ecuaciones con una supercomputadora, reconstruyendo la evolución del planeta durante un período de 1.500 millones de años.

Usando este modelo, el equipo demostró que dos tercios de la superficie de la Tierra se mueven más rápido que el manto subyacente, en otras palabras, es la superficie la que arrastra el interior, mientras que los roles se invierten para el tercio restante.

Fuerza de tracción

Este equilibrio de fuerzas cambia con el tiempo geológico, especialmente para los continentes. Estos últimos son arrastrados principalmente por el movimiento profundo dentro del manto durante las fases de construcción de un supercontinente, como en la colisión en curso entre India y Asia. En tales casos, el movimiento observado en la superficie puede proporcionar información sobre la dinámica del manto profundo.

El equipo de investigación llevó a cabo el modelado más completo hasta la fecha de la evolución de un planeta ficticio muy similar a la Tierra.

En contraste, cuando se rompe un supercontinente, el movimiento es impulsado principalmente por el de las placas a medida que se hunden en el manto.

Los resultados de la investigación apuntan a una prevalencia de fuerza de tracción de la losa sobre el arrastre del manto en la base de las placas, lo que sugiere que las placas tectónicas impulsan el flujo del manto.

Los hallazgos de esta investigación podrían ayudarnos a comprender cómo se forman y desaparecen las crestas del océano medio, cómo se desencadena la subducción o qué determina la ubicación de las plumas que causan vastas descargas volcánicas.

Referencia: What drives tectonic plates? Science Advances, 2019. https://doi.org/10.1126/sciadv.aax4295