La seguridad digital se está convirtiendo en un tema de cada vez más importancia en nuestro día a día. Sin importar lo que hagamos, en algún momento de nuestras vidas tendemos a depositar gran parte de nuestra información en plataformas virtuales.

En algunos casos, estas se tratan de espacios oficiales como los del gobierno o las entidades bancarias, por lo que, desde un inicio, la información se procesa de forma que esté bien protegida. Sin embargo, también tendemos otras plataformas más informales que solemos usar con regularidad para comunicarnos y entretenerlos.

Allí, a pesar de que existen controles, las medidas de seguridad suelen ser un poco más laxas. Por ello, muchos hackers tienden a preferir estos espacios para obtener información sobre sus víctimas.

En esta oportunidad, nos encontramos nuevamente frente a una de estas situaciones con la reciente demanda de WhatsApp a NSO Group en Israel. Para poder entender en concreto la naturaleza de la misma, es necesario dar una breve mirada al pasado.

Algunos antecedentes

En épocas anteriores –más cercanas de lo que pensamos– se descubrió que WhatsApp tenía una brecha de seguridad. A través de ella, las personas eran capaces de instalar softwares de espionaje en los teléfonos de los incautos usuarios a través de una videollamada.

La compañía que descubrió esto fue Citizen Lab, e inmediatamente WhatsApp se puso manos a la obra para acabar con esta grieta en su sistema de encriptado de datos. Por las características del ataque, WhatsApp vio muy posible que tuviera gran parte que ver en el grupo israelí NSO.

Hackers usaron a WhatsApp como plataforma para espiar a políticos de 20 países

Ello, debido a que, NSO Group es el desarrollador del spyware Pegasus que ha sido claramente usado en gobiernos dictatoriales. Sin embargo, el grupo declaró no tener nada que ver con ello y, desde entonces, se ha mantenido relativamente tranquilo.

WhatsApp ha tomado acciones legales

Por otro lado, WhatsApp no se ha quedado quieto ni por un segundo. Ahora, clama tener las suficientes pruebas para relacionar a NSO Group con el ataque a las más de 1.400 cuentas de usuarios que se vieron comprometidas.

El propio líder de la compañía, Will Cathcart, ha hecho comentarios al respecto de estas pruebas. Asimismo, ha declarado que el ataque de este grupo ha sido muy sofisticado, pero que su intento por cubrir sus huellas ha dejado qué desear. Ya que, es gracias a estas que ahora la compañía tiene los medios suficientes para llenar una demanda federal contra NSO Group.

NSO Group está en la mira

En estos momentos, el mecanismo legal ya ha sido puesto en acción y planea llevar a NSO Group ante la justicia. Según las palabras del propio Cathcart, WhatsApp busca hacer que se enfrenten a las entidades legales de los Estados Unidos y a la Ley Federal.

Específicamente, buscan juzgar al grupo israelí por la ley estadounidense de Fraude computacional y actos de abuso. Con estas acciones, no solo esperan obtener justicia, sino frenar a este grupo para que no vuelva a tomar acciones de este tipo. Asimismo, aseguran que seguirán trabajando para mejorar sus medidas de seguridad y ofrecer verdadera privacidad a sus usuarios alrededor del mundo.

Más en TekCrispy