Esta nueva posibilidad de la tecnología, rápidamente se ha convertido en la alternativa de muchas entidades que buscan mejorar sus servicios y aumentar su seguridad al mejorar sus sistemas de verificación de usuarios. Sin embargo, no todos han visto con buenos ojos la llegada del reconocimiento facial y la creciente popularidad de la que este ha disfrutado.

De hecho, muchos ven en esta nueva modalidad un gran riesgo para su privacidad. Después de todo, pueden llegar a considerar que esta podría ser utilizada como una peligrosa herramienta de vigilancia masiva.

Fieles a esta última línea de pensamiento, durante los últimos meses, muchos músicos y fans han dado a conocer su rechazo a la utilización de tecnología de reconocimiento facial en los eventos musicales. Consideran que ello, en lugar de ayudar, podría ocasionar problemas como discriminación de los asistentes y vigilancia constante de los patrones de conducta de los mismos con fines comerciales.

Una victoria para los artistas y sus fans

Como lo hemos mencionado, desde hace meses atrás, muchos fans y músicos han sido parte de una campaña contra el reconocimiento facial. Todo ello, ha sido parte de un grupo defensor de los derechos civiles conocido como Figth for the Future.

Campaña lanzada por Figth for the Future en contra del reconocimiento facial.

Este, se dio a la tarea de concientizar a todo quien pudiera sobre los posibles peligros y desventajas que tendría el uso de esta tecnología. Además de ello, recientemente, también solicitaron a un gran número de festivales musicales que dieran a conocer su posición con respecto a esta situación –y los instaron a rechazar cualquiera de sus modalidades.

Ahora, finalmente ha habido una respuesta. Más de 40 festivales de música han dado a conocer su negativa a relacionarse con el reconocimiento facial. Entre este grupo, ha sido posible encontrar algunos nombres altamente reconocidos como: Coachella (de AEG Presents), Live Nation, Bonnaroo y SXSW.

De hecho, estos primeros dos también se han extendido un poco más al liberar cada uno un comunicado. El del primero ha ido dirigido a los activistas y afirmaba que “Los festivales de AEG no usan tecnología de reconocimiento facial y no tienen planes de implementarla”. Un hecho que, indica el cierre de un proyecto que la casa productora había plantado a inicios de este año.

Por otra parte, Live Nation comentó: “nosotros no tenemos intención de emplear tecnología de reconocimiento facial con nuestros usuarios”. Todo esto indica que, por lo menos por ahora, este tipo de vigilancia se mantendrá alejada de los conciertos y festivales musicales. Pero… ¿por cuánto?

¿Personalización o invasión? Dos caras de una misma moneda

Para ser honestos, el uso de la tecnología de reconocimiento facial se trata de un arma de doble filo. Esta, por un lado, puede ser utilizada sanamente para proveer ambientes mejor controlados y más seguros.

Francia iniciará su propio programa de reconocimiento facial

No obstante, este mismo control podría llevar a episodios de vigilancia excesiva en los que la línea entre lo que está bien y lo que es invasivo se desdibuja. En otros países, como China, el reconocimiento facial ha comenzado a utilizarse en algunos conciertos para mantener las cosas en orden.

Por ahora, en Estados Unidos, ningún festival de música ha aplicado esta tecnología, pero sí la hemos visto presente en el Madison Square Garden. La decisión de utilizarla allí se ha tomado para poder fichar a fanáticos inapropiados que realizan en ocasiones actos racistas dentro de las instalaciones.

Sin embargo, la tecnología de reconocimiento facial aún está muy lejos de estar en sus mejores condiciones y con frecuencia comete errores identificando a personas de color, lo que hace que, aquello implementado para luchar contra el racismo, termine promoviéndolo.

Por otra parte, también es posible ver algunas ventajas en su existencia. Por ejemplo, la reconocida cantante Taylor Swift ha comenzado a utilizarla para mantener a raya a sus acosadores. De este modo, esta puede sentirme mucho más segura al hacer sus presentaciones públicas. Con ello, se puede ver que, usada apropiadamente, esta tecnología podría ser beneficiosa. Sin embargo, para ello aún falta un largo camino.

Nadie está aún muy seguro sobre el uso del reconocimiento facial

Actualmente, ha quedado claro que el mundo de la música no promueve esta tecnología y no se encuentra ansioso por adoptarla. Sin embargo, muchas otras áreas se han lanzado a ella con gran ánimo.

Por ejemplo, actualmente, gran cantidad de plataformas en la web te piden reconocimiento facial para crear un usuario –sobre todo si estas tienen que ver con temas económicos o de seguridad web. Asimismo, algunas empresas privadas como Amazon también han intentado usar el reconocimiento facial para hacer estudios de mercado.

Con esto, queda claro que muchas grandes empresas se sienten cómodas con la idea de mudarse a esta nueva tecnología. Lastimosamente, los usuarios y clientes no parecen estar tan seguros de ello.

Esto podría verse reflejado en un reciente estudio que realizó Pew Research Center en el que, a través de una encuesta, midieron el nivel de aceptación que las personas tenían por esta tecnología. Allí, se notó que la población estadounidense, sí se encuentra de acuerdo en su mayoría con que el reconocimiento facial debería ser utilizado por organismos de la ley; pero que, no se encontraban tan seguros de que debiera ser usado también por entes privados. Todo esto ya que, dudaban de que estos fueran a darle a este un uso responsable o adecuado.

Más en TekCrispy