Los países en desarrollo presentan una mayor esperanza de vida, pero al mismo tiempo una notoria disminución de la fertilidad. Así pues la tasa de natalidad se reduce mientras abundan las personas de edad avanzada en el territorio.

Si bien el aumento de la esperanza de vida es algo bueno, las personas mayores requieren mayores cuidados en vista de que el envejecimiento en algún punto les impedirá trabajar de la misma forma que en su juventud.

En Asia y América Latina en particular, la población de edad avanzada representa la mayor porción demográfica, y ello ha generado una necesidad urgente de aplicar sistemas de pensiones por medio para garantizarles ingresos para su subsistencia.

Mujer, Los Dientes No, Vietnamita, Personas, Antigua
Los ancianos que viven en las zonas rurales de China no cuentan con atención oportuna, y por lo general viven en pobreza.

Y en este orden de ideas, ya China ha dado pasos prudentes en ello: un programa de pensiones formal conocido como NRPS orientado a las personas de las zonas rurales de su territorio, y cuyo norte es solventar el problema de la pobreza en la vejez.

Plamen Nikolov, profesor asistente de economía de la Universidad de Binghamton, Universidad Estatal de Nueva York, explica que el origen del programa radica en que en las zonas rurales china no existen mecanismos eficientes para la atención a los ancianos:

“En las zonas rurales del país, la atención tradicional basada en la familia para los ancianos se había desmoronado en gran medida, sin mecanismos formales adecuados para tomar su lugar. Para los ancianos, las transferencias inadecuadas de las transferencias informales de la familia y la comunidad podrían reducir severamente su capacidad de hacer frente con enfermedad o mala nutrición”.

Sin embargo, una nueva investigación en la que participó con Alan Adelman, estudiante de doctorado en economía, reveló que a pesar de sonar muy beneficiosos, este tipo de programas pueden tener efectos negativos muy acentuados en esta población, siendo de su especial interés el deterioro cognitivo.

El efecto del programa de pensiones de China

El equipo examinó con detalle el Nuevo Plan de Pensiones Rurales de China (NRPS) y la Encuesta Longitudinal de Salud y Jubilación de China (CHARLS) a fin de conocer los efectos de los programas de pensiones en la cognición individual de invidiuos de 60 años de edad en adelante.

CHARLS es una encuesta similar a la de Salud y Jubilación de Estados Unidos. Esta evalúa directamente los aspectos cognitivos de la población de 45 años en adelante haciendo énfasis en la memoria episódica y los componentes del estado mental intacto.

Y contrario a lo que muchos podrían pensar de esta acción para con la tercera edad, los investigadores descubrieron efectos negativos significativos en el funcionamiento cognitivos de los ancianos. Identificaron el recuerdo retrasado como el mayor indicador de deterioro cognitivo, el cual es un importante predictor de demencia senil. También notaron que los efectos negativos estuvieron más presentes entre las mujeres.

Las personas que vivían en áreas en las que se implementaba el NRPS obtuvieron puntajes considerablemente más bajos que aquellas que vivían en áreas donde este programa no se ofrecía.

“Durante los casi 10 años desde su implementación, el programa condujo a una disminución en el rendimiento cognitivo de hasta casi un quinto de una desviación estándar en las medidas de memoria que examinamos”.

Los mismos efectos negativos en diferentes países

Los efectos negativos en el funcionamiento cognitivo observados en los ancianos chinos coincidieron con los hallados en otros países como Estados Unidos, Inglaterra y la Unión Europea.

Los resultados obtenidos en esta investigación son por demás similares a los efectos negativos encontrados en países de mayores ingresos como Estados Unidos, Inglaterra y la Unión Europea. De modo que la hipótesis de que la jubilación mental provoca el empeoramiento de las habilidades cognitivas obtiene sustento, y que hay problemas globales con la jubilación.

“El hecho de que la jubilación condujo a una reducción del rendimiento cognitivo en sí mismo es un hallazgo absoluto sobre un problema desconcertante e insospechado, pero un hallazgo con implicaciones de bienestar extremadamente importantes para la calidad de vida en la vejez”.

Puede que sea necesario replantear los programas de jubilación

Los autores estaban sorprendidos por los hallazgos, pues en una investigación previa encontraron pruebas sólidas de que la introducción de los beneficios de pensión y jubilación se traducen en a beneficios de salud positivos a través de mejoras en el sueño y la reducción del alcohol consumo y fumar.

“Mostramos pruebas contundentes de que la jubilación tiene importantes beneficios. Pero también tiene costos considerables. Los impedimentos cognitivos entre los ancianos, incluso si no son muy debilitantes, provocan una pérdida de calidad de vida y pueden tener consecuencias negativas para el bienestar. Los formuladores de políticas pueden introducir políticas dirigidas para amortiguar la reducción del compromiso social y las actividades mentales. En este sentido, los programas de jubilación pueden generar efectos secundarios positivos para el estado de salud de los jubilados sin el efecto negativo asociado en su cognición”.

Estos resultados deben ser tomados en cuenta no solo por los propios jubilados, sino también por los responsables políticos de los países en desarrollo. En vista de los resultados mixtos en torno a este tema, conviene replantear la forma en que se aplican estos programas a fin de garantizar descanso, ingresos y salud a las personas de tercera edad.

Referencia:

Do Pension Benefits Accelerate Cognitive Decline? Evidence from Rural China. https://www.iza.org/en/publications/dp/12524/do-pension-benefits-accelerate-cognitive-decline-evidence-from-rural-china

Escribir un comentario