Los huevos de aves pueden ser de colores muy diversos, desde azul claro hasta beige con manchas negras, sin embargo, la causa de ello aún sigue siendo un misterio. Las investigaciones previas han señalado que los tonos más oscuros cumplen la función de proteger a los polluelos de los depredadores, camuflándolos de tal forma que no sean visibles para otros animales hambrientos.

También se sabe que los pigmentos profundos presentes en las cáscaras de huevo también contienen moléculas que se activan en contacto con la luz y permiten protegerlo de infecciones.

No obstante, un equipo de investigadores quiso abordar el tema y lograron identificar una razón que explica esta variedad: la coloración puede ayudar a mantener caliente al polluelo en crecimiento, algo notable en las aves del norte que suelen colocar huevos de colores oscuros. Los hallazgos se presentan en la revista Nature Ecology and Evolution.

Más allá de proteger de la depredación

Gaviota, Meeuwenei, Huevo, Nido, Nido De Gaviotas, Tres
Las aves que anidan en climas más fríos ponen huevos de color marrón para mantener calientes a sus polluelos.

Daniel Hanley, un ecologista del comportamiento en Long Island University Post, sugiere que las razones ya mencionadas que son válidas solo para las aves del siglo XIX. Pero lo que más llamó la atención de estos hallazgos fue la cantidad de factores ambientales con los que tienen que lidiar los huevos antes de eclosionar de manera exitosa.

“Hay muchas presiones que influyen en la forma de hacer una vida como pájaro”, dice Hanley, quien es coautor de la reciente investigación.

Y con base en ello han surgido otras teorías que explican por qué las aves dan huevos de diferentes colores, y una de ellas plantea que lo hacen como un mecanismo de compensación. El color de las cáscaras podría hacer que el huevo se caliente demasiado, y en lugar de favorecer el desarrollo del polluelo, lo cocinaría.

Entonces sus progenitores debían jugar con el color para asegurar la temperatura adecuada en climas cálidos, pero al mismo tiempo camuflarlos de los depredadores hambrientos y de enfermedades.

Sin embargo, estos eran menos comunes en los hábitats más fríos, y el equipo de la nueva investigación quería saber qué factor sería el influyente en el color de los huevos de aves en dichas regiones.

Colores oscuros para calentar al polluelo

El equipo de investigación recolectó datos del rango de reproducción y del color de los huevos de 634 especies para observar las tonalidades de los mismos en diferentes climas, y en su mapeo observaron que los huevos eran cada vez más oscuros hacia las latitudes altas, zonas en las que la luz solar se hace mucho más escasa.

Los investigadores decidieron probar esto en su propio laboratorio, por lo que expusieron huevos de gallina, pato y codorniz de diferentes colores a la luz solar. Observaron que las cáscaras más oscuras eran también las que mantenían el calor por más tiempo en comparación con las cáscaras claras, y fue así como confirmaron su hipótesis inicial.

Y corroborando los hallazgos citados de investigaciones anteriores, en algunas regiones típicamente cálidas y húmedas, como ciertas partes de Indonesia, los huevos mostraban colores también oscuros. Estas zonas representan desafíos para la supervivencia de las aves, pues hay una amplia demanda de depredadores y también mayor riesgo de contraer enfermedades.

La conclusión es que las aves que anidan en climas más fríos con poca luz solar ponen huevos más marrones con el fin de mantener la temperatura de sus huevos. Se trata de una adaptación basada en algo que muchos humanos ya saben: los colores más oscuros absorben y retienen el calor mejor que los colores más claros.

Referencia:

Evolution: Why bird eggs are different colours. https://www.natureasia.com/en/research/highlight/13126