Cuando estamos durmiendo, nuestro cerebro trabaja para procesar los hechos y nuevos aprendizajes ocurridos durante el día, estabilizarlos y relacionacionarlos e integrarlos a las memorias más antiguas bajo un proceso denominado consolidación.

Nuestro cerebro cuenta con una parte especializada en la formación de memoria que se conoce como hipocampo, la cual se encarga de realizar un mapa cognitivo del espacio que es codificado por las células de lugar, altamente selectivas.

Ahora una nueva investigación realizada por neurocientíficos de la Universidad de Alberta y publicada en la revista eNeuro ha revelado un mecanismo que puede ayudar en el complejo proceso de formación de recuerdos durante el sueño profundo.

El núcleo de reuniens coordina el sueño de onda lenta

Representación simple del núcleo Reuniens dentro del cerebro.

Los investigadores prestaron especial atención al papel del núcleo reuniens, un área del cerebro que conecta otras dos estructuras cerebrales que participan en la formación de recuerdos: la corteza prefrontal y el hipocampo. De esta forma, estas pueden coordinar su actividad durante el sueño de onda lenta, la tercera fase del sueño sin movimientos oculares rápidos (NMOR).

El sueño de onda lenta constituye la etapa más profunda del sueño, y como su nombre lo indica, durante esta las ondas cerebrales oscila una vez por segundo. Hasta el momento se sabe que es una etapa crucial para la recuperación cerebral y muscular de la actividad durante el día, y también juega un papel importante en el proceso de consolidación de la memoria.

Nuestro cerebro resuelve tareas complejas de manera simple

“Las ondas lentas durante el sueño benefician nuestros recuerdos de experiencias personales, probablemente debido a la actividad coordinada en la corteza prefrontal y el hipocampo”, explicó Brandon Hauer, autor principal del estudio.

En su estudio, Hauer y su equipo descubrieron que quien coordina las ondas lentas sincrónicas es el núcleo reuniens, lo cual sugiere que tiene una fuerte influencia en la consolidación de los recuerdos.

“Descubrimos que el núcleo reuniens es responsable de coordinar ondas lentas sincrónicas entre estas dos estructuras. Esto significa que reuniens pueden desempeñar un papel esencial para la consolidación de la memoria dependiente del sueño”.

Antes de este estudio no se sabía qué mecanismo o estructura conectaba la corteza prefrontal y el hipocampo. Ahora este tiene nombre y es el núcleo reuniens, por lo que la próxima vez que estudiemos para un examen o una presentación y luego nos durmamos, sabremos a quien agradecer por haber grabado bien toda la información.

Referencia:

The Reuniens Nucleus of the Thalamus Has an Essential Role in Coordinating Slow-Wave Activity between Neocortex and Hippocampus. https://www.eneuro.org/content/6/5/ENEURO.0365-19.2019

Más en TekCrispy