La depresión es un problema tan grave como común en la sociedad actual. Sin importar la nacionalidad, edad, etnia, género, creencias o mentalidad, la depresión ha logrado conquistar con equidad cada ámbito.

Por esta gran variedad de factores externos, aún resulta muy difícil determinar con claridad los puntos exactos de la desencadenan –a pesar de que ya, por lo menos, se tengan algunas vagas ideas. Gracias a los múltiples estudios que se han realizado, se sabe que esta condición mental se presenta como una suma de factores más que como la manifestación de uno solo.

Nuevo estudio relaciona directamente 10 genes con la esquizofrenia

Por ende, no se trata solo de los elementos externos, el tipo de personalidad o de la genética del individuo, sino de las interacciones que ocurren entre estos tres factores. En conocimiento de esto –y, con intenciones de comprobarlo, los científicos de la Universidad de Michigan decidieron no perder el tiempo y comenzar a trabajar en un estudio que les permitiera ver probada su hipótesis.

Los residentes de medicina fueron los sujetos de estudio

Para poder desarrollar esta investigación, fue necesario contar con una gran cantidad de sujetos de muestra. Por ello, los investigadores decidieron buscar a aquella que tenían a disposición inmediata: los residentes de primer año de la escuela de medicina.

Para el estudio, 5.200 de estos acordaron realizar distintas encuestas antes, durante y después de su primer año y, asimismo, aceptaron ser observados en el ínterin. Específicamente, se escogió a los sujetos de este grupo ya que el primer año de residencia se considera uno de los más estresantes de la carrera, por lo que, naturalmente, se trata de la etapa en la que los doctores primerizos están más propensos a desarrollar depresión.

Una porción de fruta fresca puede reducir el riesgo de depresión en trabajadores

Dentro de las encuestas que se les presentaron, se buscaba conocer el estado de los tres factores antes mencionados. Estas encuestas, a su vez, fungían como una prueba que daba un puntaje final que podía ser interpretado. La prueba se conoció como polygenic risk score for major depressive disorder o MDD-PRS. Fue con ella que los científicos pudieron predecir en gran medida, cuáles serían los residentes que, al final del año, tendrían problemas con la depresión.

Así es como esta herramienta rastrea la depresión

Como ya lo hemos mencionado, la MDD-PRS lo que hace es crear una triangulación de los tres pilares fundamentales en el desarrollo de depresión. Así, genera un puntaje que permite saber qué tan propensa podría ser una persona a deprimirse bajo estrés o, en caso contrario, a resistirlo y continuar trabajando con motivación.

Además de responder la encuesta, los residentes también tuvieron que dar muestras de su ADN para poder hacer la comparativa entre los tres factores estudiados durante el estudio. Al final de este, fue posible notar que el MDD-PRS era tan o más efectivo que las pruebas de detección de depresión actuales.

Para funcionar, nuestros cerebros deben mantener un equilibrio exacto

Sumado a ello, un detalle particular también surgió a la luz sobre la exactitud de la prueba. Este fue que, mientras mayor fuera el estrés al que estuviera sometido el individuo, mayor era el porcentaje de acierto de la MDD-PRS.

¿Podemos comenzar a utilizarla ahora?

No, pero ello no implica que no podamos hacerlo pronto. A pesar de que el estudio se desarrolló con una muestra de buen tamaño, la población del mundo no estaba representada por completo.

Por ello, en estos momentos la MDD-PRS solo es completamente efectiva al predecir las tendencias depresivas de individuos con ascendencia europea –ya que estos fueron la mayoría en la muestra. Debido a esto, es necesario que se realice un proceso de recolección de datos aparte para que esta prueba también pueda ser igual de efectiva con otras nacionalidades.

Trastornos mentales podrían desarrollarse de manera diferente en hombres y mujeres durante la adolescencia

Los investigadores saben que el desarrollo de esta prueba es apenas el principio. Han declarado que ven en ella una nueva oportunidad de entender la depresión, los canales por los que se manifiesta y, aún más importante, cómo prevenirla o tratarla en el futuro. Esta iniciativa se trata de un pequeño paso en esa dirección, pero, de todos modos, puede ser visto como un gran avance en nuestro intento por comprender esta condición tan universal en el ser humano.

Referencia:

Genomic prediction of depression risk and resilience under stress: https://doi.org/10.1038/s41562-019-0759-3

Más en TekCrispy