Para nadie es un secreto que la temporada de premios es más que ese momento en el año en el que las estrellas de la televisión y el cine –y hasta la industria de la música– son celebradas por sus distintos logros a lo largo del año. Es también el momento perfecto para que las distintas premiaciones y alfombras sirvan de plataforma para dar un mensaje que trascienda las pantallas.

En este caso, durante los Academy Gorvernors Awards, el tema de la paridad de género estuvo al frente y bien latente, sobre todo porque fueron las propias estrellas quienes tocaron el tema durante la “celebración” de la Academia.

Más espacio en la pantalla

El foco se posó en Lina Wertmüller quien no solo recibió su Óscar honorario, sino que también decidió agregar en su discurso una solicitud que para muchos podría sonar algo loca, pero que para ella, en este 2019, tiene completo sentido. “A ella le gustaría cambiar el Óscar a un nombre femenino”, dijo Wertmüller a través de aquella que hizo de su traductora, Isabella Rossellini. “A ella le gustaría llamarlo ‘Anna'”, afirmó.

Si hay alguien que puede decir lo que quiera con respecto al Óscar es Wertmüller, que con sus 91 años, fue honrada por ser la primera mujer directora nominada a un Premio de la Academia dentro de esa categoría, por ‘Seven Beauties’ en 1976. Desde ese momento solo cuatro mujeres más han tenido la “dicha” de entrar en la contienda, es decir, que en 43 años el género femenino no ha sido el “favorito” de la categoría.

Asimismo, Geena Davis subió al escenario para recibir el Premio Humanitario Jean Hersholt por su constante lucha por la paridad de género, gracias a su propia organización, el Instituto Geena Davis sobre Género en los Medios. La actriz también utilizó su discurso para dejar bien en claro el incorrecto mensaje que se está enviando a la sociedad cuando se quiere demostrar que los hombres y los niños son más valiosos para “nosotros” que las mujeres y las niñas.

“Aquí está mi teoría del cambio: casi todos los sectores de la sociedad tienen un gran problema de disparidad de género. Pero hay una categoría de gran desigualdad en la que la subrepresentación de las mujeres se puede solucionar absolutamente de la noche a la mañana: en la pantalla”.

Sin duda, decir que el tema de la paridad de género en los medios es una tendencia actual es minimizar lo que en realidad está pasando, y lo que se está pidiendo. No, no es que una cantidad grande de personas están diciendo lo que otros quieren escuchar. Sí, se está pidiendo que la posición de la mujer en “la pantalla”, cambie para mejor y empiecen a considerarse más historias que giren en torno a grandes personajes femeninos, no como postura feminista, pero sí como petición igualitaria.

Más allá del tema del dinero –el cual también es importante, pero no es el foco en este discurso– se están pidiendo iguales oportunidades para ambos géneros, donde no sea tu cromosoma el que decida quien tiene más papeles principales, o quien tiene más tiempo en pantalla durante el noticiero, es acerca del talento y la preparación de cada individuo.