El tema de las vacunas sigue causando polémica. Muchas personas han sido receptivas respecto a ellas, mientras que otras se han unido a grupos antivacunas que alegan que estas pueden tener efectos nocivos en las personas que se las aplican y causar autismo en los niños.

Sin embargo, las vacunas se siguen recomendando como una forma eficaz de prevenir enfermedades que, aunque no necesariamente sean letales, pueden derivar en afecciones peores que sí pueden causar la muerte.

En esta oportunidad hablaremos de la gripe, que en personas sanas suele desaparecer por sí sola luego de una semana, pero a la vez puede generar complicaciones letales en personas más vulnerables como las mujeres embarazadas, los ancianos y las personas con sistemas inmunitarios debilitados.

Para los niños existe una una vacuna nasal contra la gripe elaborada a base de virus vivos debilitados, mientras que para los adultos se elabora con virus de la gripe inactivos y se inyecta.

Por supuesto, se inoculan los virus, pero estos no ocasionan la enfermedad. Su función es simplemente activar al sistema inmunitario del individuo que la reciba para que responda de manera eficiente en caso de que se produzca la infección de gripe.

La gripe puede empeorar los síntomas del asma

Se recomienda que las personas que padezcan algún problema de salud subyacente se apliquen esta vacuna una vez al año, y entre esos grupos vulnerables están los asmáticos. Cuando a una persona que sufre de asma la ataca el virus de la influenza, este se dirige directamente a las células epiteliales, lo que estimula la secreción de moco y aumenta la probabilidad de desarrollar neumonía luego de la gripe.

Este virus puede inflamar el sistema respiratorio de las personas con asma, dando lugar a los síntomas típicos de esta enfermedad como la falta de aliento, una especie de silbido en el pecho al respirar (sibilancias) y opresión en la zona. Y estos pueden empeorar.

Las vías respiratorias de los asmáticos son diferentes

Las vías respiratorias de los asmáticos son más vulnerables a los daños del virus de la gripe en comparación con las de las personas sanas.

Ahora bien, la razón por la que las personas con asma responden tan mal ante la influenza puede ser que sus vías respiratorias son considerablemente diferente en comparación con las vías respiratorias de las personas sanas.

Recientemente se demostró que las personas sanas cuentan con mecanismos de protección contra el virus de la gripe en el epitelio de las vías respiratorias, el delgado revestimiento en la capa externa de la superficie de estas.

El epitelio juega un papel fundamental como una barrera que protege los patógenos inhalados y el interior de los pulmones. En las personas con asma, estos mecanismos de protección son más débiles. Estos tienen menos epitelio y esto los hace más vulnerables a los daños que puede causar el virus de la influenza.

Además sus vías respiratorias tienen músculos lisos más grandes que influyen en el flujo de aire a través de ellas, lo cual puede causar estrechamiento de las vías respiratorias y espasmos, junto con más moco. Esto implica que tendrán menos espacio para el flujo de aire, lo cual puede explicar la dificultad para respirar en los asmáticos.

La importancia de la vacuna contra la gripe en los asmáticos

Las personas que sufren de asma tienen derecho a recibir la vacuna contra la gripe de manera gratuita en el Servicio Nacional de Salud de Reino Unido (NHS, por sus siglas en inglés), sin embargo, algunos se muestran reacios a ello.

Pero en vista de su vulnerabilidad ante la gripe, estos deben aplicar mayores medidas de protección para evitar que el virus los ataque, incluso en las épocas del año en que se registran más casos: de abril a septiembre en el hemisferio sur, de octubre a abril en el hemisferio norte y durante todo el año en los trópicos.

Según los Centros de para el Control y la Prevención de Enfermedades en los Estados Unidos (CDC, según sus siglas en inglés), recibir la vacuna con la frecuencia indicada es un paso primordial, pues a protección que ofrece la misma se reduce con el tiempo.

Además, existe una amplia variedad de cepas del virus de influenza, y cada año las vacunas pueden actualizarse para incluir protección contra las nuevas cepas. Esto acompañado de una buena higiene personal, lavarse las manos regularmente y evitar estar cerca de personas con tus y estornudos.

Referencia:

Flu and People with Asthma. https://www.cdc.gov/flu/highrisk/asthma.htm

Influenza A virus infection dysregulates the expression of microRNA-22 and its targets; CD147 and HDAC4, in epithelium of asthmatics. https://respiratory-research.biomedcentral.com/articles/10.1186/s12931-018-0851-7

Differential Susceptibilities of Human Lung Primary Cells to H1N1
Influenza Viruses. https://jvi.asm.org/content/jvi/89/23/11935.full.pdf

Who should have the flu vaccine? https://www.nhs.uk/conditions/vaccinations/who-should-have-flu-vaccine/