De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), el sobrepeso y la obesidad se definen como la “acumulación anormal o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud”.

Y en efecto, los causa, y muchos de ellos pueden terminar en una muerte prematura. Para 2017, se manejaban cifras de muertes de 2,8 millones de personas cada año a causa de la obesidad o el sobrepeso.

Recientemente reseñamos un artículo científico que planteaba que los pulmones pueden acumular grasa, y que las vías respiratorias pueden verse reducidas y poco eficientes ante el paso del aire, lo que podría servir como base para explicar la relación entre la obesidad y el asma.

Por lo general, las enfermedades más asociadas con estas condiciones son la diabetes, las enfermedades cardiovasculares y el cáncer, pero una investigación reciente ha corroborado que la obesidad deriva en una amplia variedad de problemas de salud no transmisibles, conformando dos tercios de las principales causas de muertes de este tipo.

El estudio, publicado en la revista PLOS Genetics señala que a pesar de que los riesgos aumentaban tanto en hombres como en mujeres, estos correspondían a afecciones diferentes de acuerdo al género.

Una larga lista de enfermedades letales

La obesidad es una epidemia a nivel mundial, y aún a pesar de las advertencias, su prevalencia sigue en aumento, y por tanto, las enfermedades resultantes. Es por ello que un equipo de investigadores de la Universidad de Oxford decidió estudiar la situación, haciendo énfasis en otro posible espectro de enfermedades con las que podría tener conexión.

Reunieron datos genéticos y tres medidas de obesidad de 228,466 mujeres y 195,041 hombres en el Biobanco del Reino Unido, y al analizarlos encontraron que la obesidad contribuye a una extensa lista de problemas de salud que pueden ocasionar muerte.

Entre estos, se observó la enfermedad de las arterias coronarias, diabetes tipo 1 y 2, accidente cerebrovascular, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, cáncer de pulmón, enfermedad del hígado graso no alcohólico, enfermedad hepática crónica e insuficiencia renal.

Pero otro punto a destacar es una notable diferencia entre los riesgos de sufrir ciertas enfermedades entre hombres y mujeres. La situación se agravaba para ambos géneros, sin embargo, en las mujeres había mayor riesgo de sufrir diabetes tipo 2 en comparación con los hombres.

De modo que, tal como indica Jenny Censin, la primera autora de esta nueva investigación, el sobrepeso y la obesidad resultante del mismo son sumamente dañinos para ambos géneros:

“Este estudio muestra cuán dañino puede ser para la salud humana llevar exceso de peso, y que las mujeres y los hombres pueden experimentar diferentes enfermedades como resultado”.

Por su parte, Michael Holmes, el supervisor del trabajo, resalta la necesidad de acciones públicas para abordar el problema y detener el incremento de las tasas de obesidad en todo el mundo:

“Dada la evidencia convincente del daño que surge como consecuencia de la obesidad en una amplia gama de enfermedades que resultan en la muerte, nuestros hallazgos resaltan la necesidad crítica de medidas de salud pública para detener la marea de la obesidad”.

La conclusión inequívoca es que la obesidad da origen a la mayoría de las principales causas de muerte en todo el mundo que no tienen carácter infeccioso. La aplicación de medidas que permitan crear conciencia en la población es absolutamente necesaria.

Referencia:

Causal relationships between obesity and the leading causes of death in women and men. https://journals.plos.org/plosgenetics/article?id=10.1371/journal.pgen.1008405