Hace poco hablamos de un informe que publicó una autoridad sanitaria estadounidense que reveló que el último año se registró un aumento de infecciones de transmisión sexual en el territorio, siendo las más relevantes la sífilis, gonorra y clamidia.

Pues bien, en estos casos se trataba de humanos. Pero en esta oportunidad hablaremos de animales que por lo general son muy adorables a la vista: los koalas. Pues sí, la mayor parte de las poblaciones de koalas existentes en todo el mundo están infectadas con clamidia.

El gran problema de ello es que en los seres humanos es bastante tratable, pero en estos mamíferos puede ser letal, y ya la especie es considerada vulnerable dentro de la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. De hecho, en Australia, de donde son oriundos, no quedan más de 80,000 individuos.

¿Cómo se infectan los koalas con clamidia?

Un artículo de 2016 sugirió que los koalas se enfermaron con clamidia por su cercanía con las ovejas y el ganado. Es probable que estos se contagiaran por medio del estiércoles contaminado de los rumiantes, de manera similar a como muchos humanos adquieren enfermedades por alimentos que estuvieron en contacto con ello.

Los koalas bebés se contagia también con clamidia, aunque no por contacto sexual, sino por alimentarse de papillas a base de estiércol que puede contenerla.

Antes que nada, es necesario aclarar que la cepa con la que se infectan los humanos no es la misma con la que se infectan los koalas. Pero ciertamente la forma en que se infectan es bastante similar: teniendo relaciones sexuales.

Por su parte los bebés koalas, que suelen llamarse joeys, también pueden infectarse pero comiendo una papilla elaborada a base de heces preparado por las madres para sus crías. Obviamente, estas están llenas de microbios que colonizan su intestino y lo ayudan a descomponener los tanitos de las hojas de eucalipto para que dejen de ser tóxicos. Lo malo es que dentro de estos preparados puede hallarse clamidia.

Por supuesto, no se trata de una enfermedad nueva. La clamidia ha estado infectan a los koalas durante décadas, pero hasta ahora los científicos no estaban muy seguros de por qué los animales eran tan vulnerables a esta.

Sin embargo, un estudio publicado en 2017 sugirió que un virus llamado retrovirus tipo B, el cual es muy similar al VIH para los humanos, infectaba a los koalas, haciéndolos más propensos a contraer clamidia, y con ella, infecciones urinarias y reproductivas, conjuntivitis e incluso cáncer.

El problema de la infección y el tamaño de la población

Como ya dijimos, se trata de animales vulnerables y con poblaciones reducidas. La presencia de esta enfermedad letal entre ellos agrava la situación, y más aún a sabiendas de que el 100 por ciento de muchas poblaciones silvestres están contagiadas con clamidia. Gran parte de las muertes son causadas por esta.

Recordando los síntomas de la enfermedad en ellos, la infección implica que casi todos los koalas en vida salvaje corren el riesgo de ceguera, inflamación de la vejiga, infertilidad y muerte.

El tratamiento, al igual que en humanos, es a base de antibióticos, pero no es tan simple como dárselos pues varias investigaciones al respecto sugieren que estos medicamentos pueden alterar sus flora microbiana intestinal y causarles dificultades para digerir el eucalipto. Esto puede hacerlos perder peso, e incluso la muerte.

El material más viejo de la Tierra es más viejo que el Sistema Solar

Solo hay un lugar seguro para los koalas en la Tierra

Los especialistas dicen que solo queda un lugar en la tierra donde los koalas podrían estar a salvo de la bacteria: Isla Canguro. ¿Por qué? Pues gran parte de las poblaciones de estos marsupiales permanece sin infección.

Un estudio publicado este año en la revista Scientific Reports corrobora esta información. Los investigadores tomaron muestras de ADN de las bacterias de clamidia y descubrieron que los 170 koalas de la isla estaban libres de la infección, lo cual es algo positivo dentro del estado de alarma fuera de ella. De hecho, ni siquiera se encontraron datos de ello en 22 años de registro en el que se incluyeron más de 13,000 koalas de la Isla Canguro.

Referencia:

Koala translocations and Chlamydia: Managing risk in the effort to conserve native species. https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S000632071630101X

Chlamydia pecorum prevalence in South Australian koala (Phascolarctos cinereus) populations: Identification and modelling of a population free from infection. https://www.nature.com/articles/s41598-019-42702-z

Más en TekCrispy