Lo más seguro que tiene la vida es la muerte. Sin embargo, salvo estar en una edad realmente avanzada o sufrir una enfermedad terminal, no solemos pensar mucho en que la vida no es eterna. Incluso después de la pérdida de un ser querido, pensamos más en la vida que en la muerte.

Si bien algunos pueden pensar que esto es una señal de falta de previsión y cuidado, los resultados de una reciente investigación sugieren que los humanos podemos no ser capaces de pensar de otra manera, al encontrar que el cerebro humano parece estar conectado para evitar o desviar los pensamientos sobre la muerte.

Científicos podrían haber encontrado un tratamiento potencial para enfermedades neurológicas

Respuesta cerebral

El estudio, realizado por un equipo de investigadores de la Universidad Bar Ilan en Israel, encontró que el cerebro nos protege del miedo existencial al clasificar la muerte como un evento desafortunado que solo les sucede a otras personas.

En el momento en que una persona se da cuenta de que en algún momento va a morir y que no hay que pueda hacer al respecto, puede perder el interés de vivir.

Para investigar cómo el cerebro maneja los pensamientos de muerte, los investigadores reclutaron a 24 personas y observaron cómo funcionaban los mecanismos de predicción de sus cerebros cuando enfrentaban sus propias muertes.

El equipo observó una señal cerebral específica que representa “sorpresa”. Esta señal indica que el cerebro está aprendiendo patrones y haciendo predicciones basadas en ellos. Por ejemplo, si a una persona se le muestra tres imágenes de naranjas y luego la imagen de una manzana, el cerebro emitirá la señal, porque ya había aprendido el patrón y estaba prediciendo que vería una naranja.

Bajo esta perspectiva, los investigadores le mostraron a los voluntarios imágenes de rostros junto a palabras relacionadas con la muerte, como “tumba”, “funeral” o “entierro”.

Simultáneamente, se registró la actividad cerebral de los espectadores utilizando magnetoencefalografía, una técnica que mide los campos magnéticos creados por la actividad eléctrica de las células cerebrales.

Crucial para vivir

Después de aprender a asociar una cara determinada con palabras de muerte, a los participantes se les mostró una cara diferente. Tal como se predijo, cuando a los participantes se les mostró esta imagen “inesperada”, sus cerebros mostraron la señal de sorpresa, lo que indica que habían aprendido a conectar el concepto de muerte con la cara del extraño y se sorprendieron cuando apareció una nueva.

Pero en una segunda prueba, entre las imágenes mostradas se incluyó el rostro del propio participante. Cuando los participantes observaron su propio rostro, su actividad cerebral no mostró una señal de sorpresa. En otras palabras, el mecanismo de predicción del cerebro se rompió cuando la muerte se asociaba con la misma persona.

Para investigar cómo el cerebro maneja los pensamientos de muerte, los investigadores observaron una señal específica en el cerebro que representaba “sorpresa”.

No está claro el propósito evolutivo de este mecanismo, pero estar protegido de los pensamientos de nuestra futura muerte podría ser crucial para que vivamos en el presente.

Según los investigadores, en el momento en que una persona se da cuenta de que en algún momento va a morir y que no hay que pueda hacer al respecto, puede perder el interés de vivir, lo que va en contra del propósito de nuestra propia existencia y de toda nuestra biología.

Este medicamento para el edema mejora los síntomas del autismo

Por ejemplo, la conciencia de la muerte podría disminuir la probabilidad de reproducción, ya que los humanos tendrían tanto miedo a la muerte que no tomarían los riesgos necesarios para encontrar una pareja. En respuesta, explican los autores del estudio, el cerebro desarrolló la habilidad para negar la realidad, y particularmente la muerte, lo que nos ayuda a mantenernos vivos.

En conjunto, estos resultados muestran, por primera vez, evidencia de que el cerebro humano cuenta con un mecanismo neurocognitivo de negación de la muerte.

Referencia: Prediction-based neural mechanisms for shielding the self from existential threat. NeuroImage, 2019. https://doi.org/10.1016/j.neuroimage.2019.116080

Más en TekCrispy