Actualmente, todos hemos desarrollado una manera particular para comunicarnos con los buscadores. Por lo general, nuestras conversaciones se basan en oraciones complejas o por lo menos bien elaboradas.

Sin embargo, cuando llegamos a los buscadores –en especial a Google– cambiamos el chip y comenzamos a hablar su mismo idioma: el de las palabras clave. La forma que tiene el algoritmo de esta herramienta web de ubicar lo que necesitamos, hace que este sea el mejor método para conseguir lo más cercano a lo deseado.

Sin embargo, ello solo es totalmente efectivo cuando se tiene una completa seguridad de los datos y términos que se están buscando. En los casos en los que ellos no están tan claros, los resultados de la búsqueda pueden no ser tan satisfactorios.

Acá, generalmente sí aplicamos las preguntas o los sinónimos que creemos podrían llevarnos a la respuesta que queremos. Sin embargo, acá es donde el estilo de búsqueda de Google se vuelve más limitante que amigable. Para evitar que esto siga así, la compañía ha decidido ponerme manos a la obra y realizar ciertos cambios.

BERT llega para que nos entendamos mejor

Ahora, Google comenzará a trabajar con un algoritmo manejado por inteligencia artificial que realizará procesos de machine learning. Según el comunicado de la compañía, con ello esperan hacer que el proceso de búsqueda en la plataforma sea mucho más natural y cercano a las construcciones verbales que usamos en nuestro día a día.

La técnica escogida para llevar a cabo esta iniciativa es conocida como Bidirectional Encoder Representations from Transformers o BERT. Este será el encargado de aprender del lenguaje para poder realizar un proceso de búsqueda más allá de las palabras clave que permita a los usuarios conseguir respuestas mucho más exactas a sus dudas.

Por ahora, solo estará disponible en Estados Unidos

En estos momentos, BERT comenzará a funcionar únicamente en el buscador de Google en los Estados Unidos. Allí, las personas podrán comenzar a disfrutar de sus beneficios cuando necesiten resultados específicos.

Se espera que, dentro de poco, este programa comience a expandirse y que también llegue a los buscadores de otros países. En cualquier caso, ya todos estamos acostumbrados a interactuar con Google de una forma, y es poco probable que la cambiemos muy rápidamente.

Por ello, es probable que, en un principio, la mejora más significativa que ha recibido este buscador en 5 años pase por debajo de la mesa. No obstante, sus bondades saldrán a relucir la próxima vez que estemos confundidos sobre cómo buscar algo y BERT salga en nuestro auxilio. Así que, aunque inicialmente no sea muy notorio, a la larga veremos las ventajas de trabajar en paralelo con los dos sistemas: las palabras claves para algo rápido y directo y BERT para los procesos más elaborados.