Representación del antiguo mamífero Loxolophus. Fuente: HHMI Tangled Bank Studios.

En un lugar llamado Corral Bluffs, en el centro de Colorado, se encontraron filas de fósiles de animales que vivieron hace 66 millones de años. Entre ellos había tortugas, cocodrilos pero sobre todo, mamíferos que vivieron en este lugar durante el primer millón de años posteriores al impacto que acabó con el reinado de los dinosaurios en la Tierra.

Pero es necesario acotar que los mamíferos no son organismos recientes en la historia de nuestro planeta, ni mucho menos aparecieron después de los dinosaurios. Al contrario, los más antiguos tienen un origen incluso más antiguo que estos, y lograron prosperar durante la era Mezosoica.

“A menudo las personas se sorprenden al escuchar que los mamíferos existían en el Mesozoico”, dice la paleontóloga de la Universidad de Oxford, Gemma Louise Benevento, recordando que este es un momento generalmente asociado con los dinosaurios y otros reptiles

Pero aun a sabiendas de que son más antiguos que los dinosaurios, su historia aún está llena de puntos desconocidos, y los paleontólogos aún no tienen certeza sobre cuáles fueron los primeros mamíferos.

Lo que sí es cierto es que hubo un alto leve en su existencia. Aún cuando el impacto de meteorito que extinguió a los dinosaurios supuso un ambiente más seguro para otras formas de vida como los pájaros y para la expansión de los mamíferos en forma, comportamiento y hábitat. Pero lo cierto es que ellos también sufrieron un evento de extinción, y su recuperación tomó un tiempo considerable.

El tamaño de los mamíferos luego de la extinción de los dinosaurios

Cuatro cráneos de mamíferos recolectados de Corral Bluffs. De izquierda a derecha: Loxolophus, Carsioptychus, Taeniolabis, Eoconodon. Fuente: HHMI Tangled Bank Studios.

Identificar a los mamíferos modernos es relativamente fácil pues poseen huesos, pelaje, pero sobre todo, tiene glándulas mamarias y producen leche, y desde los primeros años de la escuela nos enseñan que estas son sus principales características.
Pero detectar mamíferos antiguos es una tarea más difícil, y solo se cuenta con huesos, dientes y las características anatómicas compartidas que han sido documentadas hasta ahora.

Tyler Lyson, un paleontólogo del Museo de Naturaleza y Ciencia de Denver, y sus colegas estudiaron una variedad de fósiles y rocas encontrados en Corral Bluffs y descubrieron que estos conforman la historia de aproximadamente el primer millón de años después del Paleoceno, el período de tiempo que sigue al Cretácico después de la extinción en masa ya mencionada.

Cuando los investigadores compararon los fósiles mamíferos con otros encontrados en el sitio y una escala de tiempo bien calibrada, pudieron crear una línea de tiempo que explicaba la transformación de los mamíferos luego de la desaparición de los dinosaurios.

Y como ya habíamos mencionado, la catástrofe los afectó. Antes de ella, los mamíferos más grandes tenían el tamaño aproximado de un mapache, pero inmediatamente después del evento, los más grandes eran del tamaño de una rata.

Así pues, 100,000 años después de la extinción masiva, ya había un tipo diferente de mamíferos del tamaño de un mapache. 300,000 años después de la misma referencia, los más grandes ya tenían un tamaño similar al de los grandes castores, y los que vivieron 700,000 años luego podían llegar a pesar 100 libres, como Ectoconus ditrigonus, un herbívoro diferente a cualquier mamífero vivo en la actualidad.

Entre los fósiles encontrados en Colorado, el más grande era Eoconodon, del tamaño de un lobo, seguido de Taeniolabis, del tamaño de un capibara. Los depredadores más grandes eran cocodrilos de 1,5 metros de largo y cuyas mandíbulas exhibían dientes romos que les eran mucho más útiles para destrozar los caparazones de las tortugas en lugar de ir por mamíferos.

“Este es un aumento de cien veces en el tamaño del cuerpo en comparación con los mamíferos que sobrevivieron a la extinción”, dice Lyson. Aunque destaca el hecho de que en este proceso, los mamíferos no volverían a pasar un crecimiento tan rápido durante otros 30 millones de años.

¿Qué causó el rápido crecimiento de los mamíferos?

Al analizar los factores que propiciaron este rápido crecimiento, consideraron no solo la extinción de los dinosaurios, que eran depredadores de los mamíferos, sino también las condiciones climáticas.

Para aquel entonces el planeta experimentó un calentamiento global que cambió la composición de los bosques y dio lugar a la evolución y aparición de nuevas plantas que les servirían de alimento, como en el caso de las legumbres que son ricas en carbohidratos y aportan energía. Es probable que estos cambios en la disponibilidad de alimento estimularan el crecimiento de los mamíferos.

“Por primera vez, podemos vincular los cambios en plantas y animales, y lo que es más importante, podemos ubicar todos estos cambios en un marco temporal de alta resolución”, declaró Lyson.

Y a pesar de que los dinosaurios ya no existían y podían estar más tranquilos, los mamíferos se tomaron su tiempo para diversificarse en las especies que poblaron todo el Cenozoico, que iban desde herbívoros hasta gatos con dientes de sable y ballenas caminantes.

Pero fue sino hasta el Eoceno, más de 10 millones de años después del gran impacto, que los mamíferos se volvieron realmente grandes y evolucionaron para convertirse en enormes bestias capaces de enfrentar a su antiguos depredadores.

Referencia:

Exceptional continental record of biotic recovery after the Cretaceous–Paleogene mass extinction. https://science.sciencemag.org/content/early/2019/10/23/science.aay2268