Las experiencias negativas son difíciles de olvidar, más cuando son recientes. En el año 2014, el estado de California experimentó un gran brote de sarampión después de que una persona infectada con sarampión visitó Disneylandia durante las vacaciones.

Ahora, funcionarios del Departamento de Salud de Los Ángeles informaron que un residente del condado, un caso confirmado de sarampión, visitó el afamado parque temático el pasado 16 de octubre, exponiendo potencialmente a cientos de otras personas a la enfermedad altamente contagiosa. Además, en la mañana de ese mismo día, el individuo no identificado, visitó un reconocido local de expendio de café en el oeste de la ciudad.

Enfermedad altamente contagiosa

El virus del sarampión es considerado como uno de más contagiosos del mundo. Aproximadamente el 90 por ciento de las personas que nunca han sido inmunizadas contra la enfermedad se enferman entre 7 y 21 días después de la exposición.

El sarampión se transmite por el aire y por contacto directo. El virus puede propagarse al toser y estornudar, y puede vivir hasta dos horas en el aire donde una persona infectada tose o estornuda. Las personas infectadas pueden trasmitir la infección a quienes les rodean antes de tener los síntomas y saber que están infectados.

El sarampión es una enfermedad vírica aguda causada por un paramixovirus del género Morbillivirus (en la imagen).

Los síntomas comunes del sarampión incluyen fiebre, tos, secreción nasal, conjuntivitis (ojos rojos) y un sarpullido cutáneo que generalmente aparece de 10 a 21 días después de la exposición.

Los bebés, los niños pequeños corren un mayor riesgo de sufrir complicaciones más graves, como neumonía, encefalitis e incluso la muerte. El virus del sarampión puede transmitirse de una persona a otra hasta 4 días antes de la aparición de la erupción cutánea.

El Departamento de Salud instó a las personas preocupadas por la exposición a que se vigilen a sí mismas para detectar síntomas como fiebre o una erupción cutánea inexplicable de 7 a 21 días después de que puedan haber estado en contacto con el virus. Si ese fuera el caso, detallan los funcionarios, la persona debe permanecer en casa y llamar a un proveedor de atención médica de inmediato.

No existe un tratamiento específico para el sarampión. A diferencia de las infecciones bacterianas, las infecciones virales no son sensibles a los antibióticos. El virus y los síntomas que provoca generalmente desaparecen en aproximadamente dos o tres semanas.

Intervenciones disponibles

Para las personas que puedan haber estado expuestas al virus hay algunas intervenciones disponibles que pueden ayudar a prevenir la infección o disminuir su gravedad: (1) recibir la vacuna contra el sarampión, administrada dentro de las 72 horas posteriores a la exposición, y (2) una dosis de proteínas inmunes llamada inmunoglobulina, tomada dentro de los seis días posteriores a la exposición.

Los síntomas del sarampión incluyen fiebre, tos, secreción nasal, conjuntivitis y un sarpullido cutáneo que generalmente aparece de 10 a 21 días después de la exposición.

En general, la mejor manera de prevenir el sarampión es la vacunación. Sólo dos dosis de la vacuna muestran una eficacia del 97 por ciento en la prevención de la enfermedad, y una dosis tiene una eficacia del 93 por ciento.

Hay dos vacunas disponibles: la vacuna MMR y la vacuna MMRV. La vacuna MMR es una vacuna tres en uno que ofrece protección contra el sarampión, las paperas y la rubéola. La vacuna MMRV protege contra las mismas infecciones que la vacuna MMR y también incluye protección contra la varicela.

Los niños pueden recibir la primera vacuna a los 12 meses y la segunda dosis entre las edades de 4 y 6 años. Los adultos que nunca recibieron la vacuna pueden solicitar la vacuna a su médico.

Referencia: Confirmed measles case traveled throughout Southern California. Los Angeles County Department of Public Health, 2019. https://bit.ly/2MFeLYK