La esclerosis múltiple es una enfermedad del sistema inmunológico que degrada la cubierta protectora de los nervios, y dada su gravedad, está asociada a altas tasas de desempleo entre las personas que la padecen, estimada entre 40 y 80 por ciento.

Un equipo de investigadores de la Fundación Kessler se reunió para explorar los diferentes factores que contribuyen a ello en un estudio que comprende el primero que considera la edad dentro del contexto de los factores específicos de enfermedad. Sus hallazgos se publicaron en la revista Journal of Health Psychology.

Clasificación por deseo de trabajar y edad

Se reunieron datos de 221 personas empleadas que padecían esclerosis múltiple, cuyas edades iban de 20 a 64 años, las cuales se agruparon de acuerdo a su interés por reducir sus horas de trabajo o simplemente dejar de hacerlo.

El 27 por ciento de la población correspondía al “grupo de consideración”, que consideraba reducir las horas de trabajo, o dejar el lugar de trabajo. Por otro lado, el 73 por ciento entró en el “grupo de permanencia” que no expresaba intención de cambiar su ritmo de trabajo.

Entonces cada grupo de subdividió en cuatro grupos según la edad, como mencionamos al principio: 30-59 (muestra general), 30-39, 40-49 y 50-59. También hubo un grupo cuyos participantes entraban en la edad de 20 a 29 años, pero fue excluido pues el tamaño de la muestra era muy pequeño.

En esta clasificación, se observó que el “grupo de consideración” comprendía un porcentaje creciente de cada década sucesiva: 30-39 (22 por ciento), 40-49 (26 por ciento) y 50-59 (32 por ciento).

Los investigadores también consideraron la edad, el sexo, la educación y el tiempo que tenían diagnosticados con la enfermedad, así como los síntomas físicos (fatiga, trastornos del sueño y dolor) y psicológicos (ansiedad y depresión) de la enfermedad. También tomaron en cuenta factores intrínsecos de cada individuo, como su personalidad y la forma en que afrontaban su diagnóstico.

Bloquear esta molécula puede detener el avance de la esclerosis múltiple

Las razones variaban con la edad

Dolor
Las personas del grupo de consideración cuyas edades estaban entre 30 y 39 años informaban dolor como la causa de dejar de trabajar.

Analizando las condiciones de vida de los grupos señalados, no se observaron diferencias que involucraran variables demográficas y de enfermedad, a excepción de los participantes con esclerosis múltiple progresiva en el “grupo de consideración”.

En cuanto a los factores que diferenciaron a los que consideraban dejar su trabajo de los que querían permanecer, estos fueron similares a los de estudios anteriores. Incluyeron síntomas como enfermedad como la fatiga y el dolor, síntomas psicológicos como depresión y ansiedad, y los inherentes a cada persona, como autoeficacia, personalidad y estilo de afrontamiento.

Pero lo resaltante de este estudio fue que los factores que influían en la consideración de dejar de trabajar o reducir las horas de trabajo entre los pacientes con esclerosis múltiple variaban con la edad, por intervalos de décadas.

Entre los individuos de 30 a 39 años de edad, la razón fue el dolor, entre los de 40 y 49 años, tuvieron mayor peso las causas psicológicas ya mencionadas, mientras que entre los de 50 y 59 años de edad informaron que la causa era fatiga.

“Nuestros hallazgos sugieren que los síntomas físicos y la forma en que el individuo los maneja son problemas mayores para las décadas más jóvenes y más antiguas, mientras que los problemas psicológicos predominan entre las personas de mediana edad”.

Estos resultados pueden ser útiles para los profesionales que tratan esta enfermedad, sobre todo por aportar mayor claridad a la hora de asesorar a los pacientes con esclerosis múltiple sobre decisiones importantes por abandonar el trabajo.

Referencia:

Unemployment in multiple sclerosis across the ages: How factors of unemployment differ among the decades of life. http://dx.doi.org/10.1177/1359105319876340

Más en TekCrispy