La percepción generalizada que se tiene de los neandertales es que eran simples, toscos y torpes, pero el reciente hallazgo de antiguo “pegamento” en una herramienta de piedra, respalda la idea de que nuestros parientes evolutivos contaban con la capacidad de realizar tareas complejas.

El pegamento se fabricó a partir de alquitrán de abedul en un proceso que requería una planificación anticipada e implicaba varios pasos diferentes, así como el conocimiento de los materiales y abstracción. El hallazgo se suma a la creciente evidencia que indica que hemos subestimado las capacidades intelectuales de los neandertales.

Herramienta reveladora

La herramienta de piedra se encontró en Zandmotor, una playa artificial en los Países Bajos que fue cimentada con arena dragada del fondo del Mar del Norte y considerada tesoro de artefactos prehistóricos.

Esta herramienta con mango de alquitrán fue hecha por neandertales hace unos 50.000 años.

Esto se debe a que la arena formaba parte de una amplia extensión de estepa seca que conectaba el Reino Unido y los Países Bajos durante la última edad de hielo, cuando los niveles del mar eran mucho más bajos de lo que son hoy.

Aunque a primera vista la herramienta luce bastante simple: una pequeña escama de sílex de bordes afilados con una gota de alquitrán en el extremo, una vez que se endureció, el alquitrán proporcionó suficiente agarre para que alguien usara el borde afilado como raspador o cuchilla.

Cuando los investigadores utilizaron la datación por radiocarbono para analizar el alquitrán, descubrieron que tenía 50.000 años, que se remonta a una época anterior a la llegada de los humanos modernos.

La preservación de la herramienta, y particularmente del alquitrán, fue posible debido a las condiciones frías y sin oxígeno de los sedimentos del fondo del mar donde la pieza permaneció enterrada por milenios.

Capacidad cognitiva avanzada

Los investigadores trataron de recrear la fabricación de la herramienta, recogiendo tiras de corteza de abedul, amontonando arcilla sobre ellas y prendiendo fuego encima para calentar la corteza en el interior a 300 – 400 grados Celsius durante horas.

Los neandertales usaron alquitrán para unir piezas de piedra a lanzas de madera, una muestra de las capacidades intelectuales de nuestros primos evolutivos.

El procedimiento produjo la temperatura suficiente como para obtener alquitrán espeso, como producto de la desintegración de la resinosa de la corteza. Al comparar la composición química del alquitrán recién obtenido con el alquitrán antiguo, los investigadores probaron que los neandertales probablemente usaban el mismo procedimiento.

Pero para hacerlo, tenían que planear con antelación, porque el proceso necesita al menos 40 kilogramos de madera, y en las condiciones de la tundra estepárica no era algo fácil de recolectar, porque en la región sólo hay abedules enanos. Además, también tuvieron que invertir tiempo y energía en encender el fuego y extraer el alquitrán.

Sobre la base de estas observaciones, los autores señalan que el descubrimiento se suma a la evidencia de investigaciones previas que muestran que los neandertales realizaban tareas complejas y que dominaron las complejas estrategias de producción de adhesivos, así como la fabricación y uso de herramientas compuestas, lo que sugiere que nuestros primos ya extintos contaban con una capacidad cognitiva avanzada.

Referencia: Middle Paleolithic complex technology and a Neandertal tar-backed tool from the Dutch North Sea. PNAS, 2019. https://doi.org/10.1073/pnas.1907828116