A pesar de que existe una amplia literatura científica referente a la presión arterial, los factores que la afectan y del tratamiento de la hipertensión, aún hay ciertos vacíos dignos de llenar con nuevas investigaciones.

En el último caso, por ejemplo, aún no hay un consenso formal respecto a las horas más idóneas para tomar el tratamiento contra la hipertensión. Según el Profesor Ramón C. Hermida, director de los Laboratorios de Bioingeniería y Cronobiología de la Universidad de Vigo, España, la recomendación más común es tomar la medicina en hora de la mañana. Sin embargo, no hay estudios que demuestren la eficacia de este método en la reducción del riesgo de enfermedad cardiovascular.

El Proyecto Hygia, un amplio estudio realizado en personas diagnosticadas con hipertensión reveló anteriormente que la presión arterial sistólica promedio que se registra cuando una persona duerme es la indicación más significativa e independiente del riesgo de sufrir enfermedad cardiovascular, “independientemente de las mediciones de presión arterial tomadas mientras está despierto o cuando visita a un médico”.

Los resultados de un nuevo estudio basado en el Hygia Chronotherapy Trial se publicaron recientemente en la revista European Heart Journal revela que las personas que sufren de presión arterial alta que toman todos sus medicamentos antihipertensivos antes de acostarse a dormir en las noches tienen una presión arterial mejor controlada.

Así también, estos presentan menos riesgo de enfermedad enfermedad causada por problemas cardíacos o vasculares, e incluso de muerte, en comparación con los que toman sus medicamentos por la mañana.

El Hygia Chronotherapy Trial

El Proyecto Hygia está conformado por una red de 40 centros de atención primaria dentro del Servicio Gallego de Seguridad Social en el norte de España, y reúne un total de 292 médicos capacitados para monitorear a nivel ambulatorio la presión arterial de los pacientes.

El proyecto Hygia reunió a 10,614 hombres y 8,470 mujeres de origen español caucásico diagnosticados con hipertensión.

Entre 2008 y 2018, reunió a 10,614 hombres y 8,470 mujeres de origen español caucásico, cuyas edades iban de 18 años en adelante y había sido diagnosticados con hipertensión fueron reclutados para un ensayo para el cual tuvieron que cumplir con una rutina de actividad diurna y sueño nocturno. Para ello, los pacientes usaban usan un brazalete especial que registra la presión arterial a intervalos regulares durante el día y la noche.

La obesidad aumenta el riesgo de sufrir estas enfermedades letales

Y contrario a la medida común de 24 horas, para este ensayo los médicos midieron la presión arterial durante un período de 48 horas, desde que se unieron al estudio, en cada visita clínica posterior y al menos una vez al año durante un promedio se seguimiento de 6,3 años.

En su análisis, también consideraron factores de riesgo que podían afectar los resultados, como la edad, el sexo, la diabetes tipo 2, la enfermedad renal, el tabaquismo y los niveles de colesterol.

Tomar la medicación antes de dormir parece ser lo mejor

Durante los seis años de seguimiento, 1752 pacientes fallecieron por problemas cardíacos o vasculares, o experimentaron infarto de miocardio, accidente cerebrovascular, insuficiencia cardíaca o revascularización coronaria.

Por su parte, los pacientes que tomaron su tratamiento a la hora de acostarse tenían una presión arterial promedio significativamente más baja tanto por la noche como durante el día. Además, su presión arterial disminuía más por la noche, en comparación con los pacientes que tomaban sus medicamentos al despertar.

Estos pacientes redujeron casi a la mitad (45 por ciento) el riesgo de sufrir ataques cardíacos, infarto de miocardio, accidente cerebrovascular, insuficiencia cardíaca y otras afecciones que requieran un procedimiento para desbloquear arterias estrechas, así como la muerte a causa de ellos, en comparación con los pacientes que tomaban sus medicamentos al despertar.

El riesgo de muerte por problemas cardíacos o vasculares se redujo en un 66 por ciento, el riesgo de infarto de miocardio se redujo en un 44 por ciento, la insuficiencia cardíaca en un 42 por ciento, la revascularización coronaria en un 40 por ciento, y accidente cerebrovascular en un 49 por ciento.

Ahora bien, a pesar de haber evaluado una población extensa, los autores de la investigación reconocen que este análisis debe replicarse en otros grupos étnicos, así como también en poblaciones de trabajadores por turnos que deban hacer guardia en las noches, por ejemplo.

Referencia:

Bedtime hypertension treatment improves cardiovascular risk reduction: the Hygia Chronotherapy Trial. https://academic.oup.com/eurheartj/advance-article-abstract/doi/10.1093/eurheartj/ehz754/5602478

Más en TekCrispy