Los récords animales están de moda últimamente. La semana pasada presentamos un video en el que se observa a la hormiga plateada más rápida del desierto, registrando una velocidad de 855 mm/s.

En esta oportunidad hablaremos de las aves, específicamente sobre tu canto. Hace poco hablamos de que la contaminación sónica causada por los humanos puede afectar la complejidad del canto de los aves, pero el pájaro campanero (Procnias albus) podría estar dispuesto a hacernos competencia.

Un estudio publicado recientemente en la revista Current Biology revela que la llamada de apareamiento del pájaro campanero se ha ganado el título del canto de pájaro más ruidoso registrado hasta el momento.

Más ruidosos que un taladro neumático

Su llamado se promedia en un pico de 125.4 decibelios, superando con creces el ruido de los conciertos de rock y las motosierras, e incluso resultando realmente molesto para los humanos por estar por encima de los 85 decibelios.

Para ponernos un poco en contexto, el canto del campanero blanco supera un concierto sinfónico (110 db), una bocina de automóvil (110 db) y un taladro neumático (120 db), pero no es tan ruidoso como una sirena antiaérea (130 db), un motor a reacción que despega (150 db) o el sonido fugaz del estallido de un globo (157 db).

Pájaros que se coquetean a gritos

Un equipo de investigadores se reunió para hacer una serie de grabaciones del campanero blanco al aire libre, y observaron que las hembras de la especie se iban acercando a ellos mientras cantaban.

Según Jeff Podos, un biólogo de la Universidad de Massachusetts, Amherst, los machos eran los que cantaban más alto, y mientras lo hacían, giraban drásticamente para lanzar una nota final en la que dirigían su balada directamente a las hembras.

“Nos encantaría saber por qué las hembras voluntariamente se mantienen tan cerca de los machos mientras cantan tan fuerte. Tal vez están tratando de evaluar a los machos de cerca, aunque a riesgo de algún daño en sus sistemas auditivos”, comentó Podos.

Por supuesto, no se trata de un grito eterno. En realidad parece haber una compensación, pues conforme las llamadas de amor de estas aves se hacen más fuertes, tienen una menor duración, lo cual han relacionado con la gestión del flujo de aire. Los cantantes seguro entienden de esto.

Los autores destacan el hecho de que a pesar de que los campaneros blancos no pesan más de un cuarto de kilogramo en promedio, su cuerpo está bien provisto de músculos y costillas abdominales inusualmente gruesas y desarrolladas. Estos deben comprender elementos clave en sus vocalizaciones de largo alcance, aunque esto no es algo corroborado aún debido a la escasa investigación al respecto.

La pájaro campanero destronó al guardabosques chillón

También encontraron un contrincante potencial: el guardabosques gritón (Lipaugus vociferans), que también usa su canto en voz alta para cortejar a las hembras de especie. Anteriormente, se le había dado el título del ave más ruidosa, sin embargo, en este nuevo estudio se registró un punto máximo de 116 decibelios en promedio, todavía inferior al del nuevo portador del título.

Lo que llama la atención es que ambas especies, tanto los campaneros como los guardabosques chillones, se encuentran en las montañas del norte de Brasil, un lugar idóneo para que sus vocalizaciones resuenen por el lugar expandiendo su mensaje de solicitud de amor.

Aunque otro punto que llama la atención que las aves suelen usar tonos altos para comunicarse a largas distancias, pero estas eligen hacerlo frente a frente, como si de esta forma les quedara más claro lo que sienten:

“Es curioso que una de las aves más ruidosas del mundo canta solo su tipo de canción de mayor amplitud en una comunicación tan cercana. Los animales normalmente reservan fuertes llamadas para comunicarse a largas distancias, y se sabe que algunas especies vocalizan más suavemente cuando los receptores están cerca”.

Entre los humanos, las serenatas estuvieron de moda un buen tiempo, aunque en la actualidad preferimos enviar enlaces de YouTube dedicando una canción. Aun así, puede que para muchos suene un poco gracioso imaginar a un pájaro intentando enamorar a una posible pareja cantando a gritos directamente en sus caras, pero a ellos parece funcionarles.

Referencia:

Extremely loud mating songs at close range in white bellbirds. https://www.cell.com/current-biology/fulltext/S0960-9822(19)31190-X