Un equipo de arqueólogos de la Autoridad de Antigüedades de Israel y la Universidad de Tel Aviv ha desenterrado parte de una calle “perdida” de unos 2.000 años de antigüedad, la cual se presume fue construida por el afamado personaje bíblico Poncio Pilato.

La calle, que probablemente sirvió como ruta de peregrinación dentro de la antigua ciudad, habría quedado enterrada bajo los escombros cuando, tras una revuelta entre grupos judíos, los romanos capturaron y destruyeron la ciudad en el año 70 d.C.

¿Qué tan inteligentes eran los neandertales?

Embelleciendo la ciudad

Entre la comunidad judeocristiana, Poncio Pilato es un personaje que genera odio y rechazo. Para los cristianos, el gobernador romano de Judea jugó un papel central en la ejecución de Jesús, mientras que para los judíos fue un gobernante insensible que preparó el escenario para la rebelión que llevó a la destrucción de Jerusalén cuatro décadas después.

Los adoquines de la calle se encontraron ocultos debajo de capas de escombros, que los investigadores creen se generaron cuando los romanos capturaron y destruyeron la ciudad.

Pero el nuevo descubrimiento sugiere que Pilato también invirtió mucho tiempo y dinero embelleciendo la famosa ciudad que atrajo a peregrinos judíos y visitantes de todo el Imperio Romano.

La antigua calle escalonada, que se encuentra debajo de la “Ciudad de David”, al sur del Parque Nacional de los Muros de Jerusalén, conectaba el estanque de Siloam, lugar según la biblia Jesús realizó el milagro de curar al hombre ciego, con el Monte del Templo, una plataforma sagrada de gran importancia para los seguidores del judaísmo y el cristianismo.

La calle, con una longitud de unos 600 metros y de 8 metros de ancho, estaba pavimentada con las grandes losas de piedra que se acostumbraban en todo el Imperio Romano.

Los investigadores estiman que unas 10.000 toneladas de roca caliza extraída se habrían utilizado en su construcción, una hazaña que requiere una habilidad considerable.

Monedas reveladoras

La opulenta y grandiosa naturaleza de la calle, junto con el hecho de que une dos de los lugares más importantes de Jerusalén, el Monte del Templo y el Estanque de Siloam, proporcionan una fuerte evidencia de que la calle actuó como una ruta para los peregrinos.

La antigua calle conectaba el estanque de Siloam con el Monte del Templo, ambos sitios de gran importancia para los seguidores del judaísmo y el cristianismo.
El desierto de Arava aloja evidencia de un reino bíblico

Durante la excavación, el equipo descubrió más de 100 monedas atrapadas debajo de los adoquines de la calle. Las últimas monedas fueron fechadas entre los años 17 a 31 d. C., evidencia firme de que el trabajo comenzó y se completó durante el tiempo en que Pilato gobernó Judea.

El arqueólogo Nahshon Szanton, investigador afiliado a la Universidad de Tel Aviv y autor principal del hallazgo, especula que la construcción de la calle por parte de Pilato pudo haber sido para apaciguar a los residentes de Jerusalén, así como para engrandecer su nombre a través de grandes proyectos de construcción.

Referencia: Pontius Pilate in Jerusalem: The Monumental Street from the Siloam Pool to the Temple Mount. Journal of the Institute of Archaeology of Tel Aviv University, 2019. https://doi.org/10.1080/03344355.2019.1650491

Más en TekCrispy