Desde hace algunos meses, Apple ha recibido varias quejas debido a sus malas prácticas en la App Store, que según los desarrolladores de terceros dan preferencias a sus aplicaciones nativas. Sin embargo, unos sucesos recientes nos hacen pensar que tal vez el control total de la compañía podría ser condicionado.

Después que se conoció que Apple retiró HKMaps de su tienda de aplicaciones por presiones del gobierno de Hong Kong, han surgido muchas dudas y preocupación acerca de la forma en que la compañía de Cupertino toma las decisiones.

La aplicación HKMaps fue retirada de la App Store debido a que se usó por los manifestantes de Hong Kong para rastrear los cuerpos policiales, sin embargo, la compañía alegó que esta se usó con “fines ilegales”. Aunque sus desarrolladores aseguraron que esto no estaba comprobado, la compañía procedió a retirar definitivamente la aplicación de su tienda respondiendo a las presiones del gobierno de Hong Kong.

Un grupo de legisladores de Estados Unidos emitieron un comunicado a la compañía, manifestando su preocupación por la decisión de la compañía y la forma en que el gobierno de Hong Kong pudo haberse impuesto para forzar la acción de Apple. Y aunque Tim Cook alegó que se trató de una decisión de la compañía, es realmente preocupante el alcance que pueden tener las plataformas de tecnología en momentos de amplia conyuntura como las protestas en defensa de la libertad de expresión.

¿Cómo funciona la App Store de Apple?

Actualmente la App Store cuenta con 22 millones de aplicaciones en su tienda, entre las que se encuentran las apps nativas y las desarrolladas por terceros, sin embargo, muchos desarrolladores afirman que la compañía aplica prácticas antimonopolio en su tienda.

Spotify presentó una queja formal contra Apple ante la Comisión Europea, argumentando que el gigante de Cupertino incurre en prácticas antimonopolio y criticó las reglas de la App Store, asegurando que limitan la innovación y la libre elección a expensas de la ‘experiencia del usuario’.

Asimismo, Phillip Shoemaker, quien se desempeñó como jefe de revisiones de la App Store entre 2009 y 2016, reveló en una pasada entrevista por qué Apple podría ser tan competitiva en el proceso de aprobación de aplicaciones de terceros en la App Store.

Y aunque la compañía se defendió de tales acusaciones, posteriormente cedió y aseguró que mejoró su algoritmo de búsqueda en la App Store “para perjudicarse”. La compañía aseguró que aplicaciones propias dominaron los resultados de búsqueda en la App Store, debido a que una función de su algoritmo agrupaba las aplicaciones por fabricante, dando como resultado un dominio en sus propias aplicaciones.

Pero lo que preocupa es que a pesar de estos movimientos, Apple podría tener ciertas razones para estar a favor de China, debido a que la compañía fabrica la mayoría de sus productos en ese país. Un informe de ganancias reciente reveló que la Gran China representaba el 17% de los ingresos de la compañía.

Y esto es solo un ejemplo de la forma en que una plataforma se puede ajustar según sus propios intereses. Pues para una compañía que alega defender la privacidad ante todo, es realmente interesante que pueda guardar los datos de los usuarios en iCloud de China, por lo que podríamos pensar que en cierta forma el control de Apple y su App Store, así como en otros productos dependerá de cuán beneficioso sea para ellos.