El pasado 18 de octubre a las 2:55 pm (hora del este de los Estados Unidos) tuvo lugar fuera la primera caminata espacial con participación exclusiva de mujeres.

Las ingenieras de vuelo de la NASA Christina Koch y Jessica Meir completaron una misión de 7 horas y 17 minutos fuera de la Estación Espacial Internacional (ISS, por sus siglas en inglés), durante la cual reemplazaron un componente de carga de batería fallido.

Finalmente concretada

La misión representó la primera caminata espacial de Meir y la cuarta de Koch, quienes contaron con el apoyo desde el interior de la ISS del astronauta de la Agencia Espacial Europea (ESA), el comandante Luca Parmitano, quien operaba el brazo robótico Canadarm2, y el ingeniero de vuelo de la NASA Andrew Morgan, quien ayudó con la cámara de aire y los trajes espaciales.

Las astronautas de la NASA Jessica Meir y Christina Koch, protagonistas del histórico evento.

El propósito de la caminata espacial era reemplazar una unidad defectuosa de carga y descarga de una batería (BCDU), la cual recolecta y distribuye electricidad de los paneles solares a los sistemas de la ISS.

El control de la misión informó que el nuevo BCDU está funcionando correctamente y que las astronautas Koch y Meir también pudieron instalar un nuevo puntal en el módulo Columbus en anticipación de una carga útil de la ESA que se instalará el próximo año.

La histórica caminata espacial se concretó siete meses después de fecha pautada originalmente, luego de que ese intento tuvo que ser suspendido debido a que en la ISS faltaba un traje espacial de tamaño mediano que una de las dos mujeres necesitaría.

Para ese momento, estaba programado que la compañera de Koch sería la astronauta Anne McClain, pero su estadía en la ISS terminó en junio. McClain intentó hacer la actividad extravehicular programada usando un traje que le quedaba grande, pero su movilidad era demasiado limitada, por lo que tuvo que ceder su puesto y permanecer en la estación.

Percepción de discriminación

La NASA envió un segundo traje espacial de talla mediana a principios de octubre para asegurarse de que la esperada caminata espacial de solo mujeres no tuviera el mismo problema por segunda vez. No obstante, la agencia se enfrentó a señalamientos de aparente discriminación por tener suficientes trajes para garantizar que varios hombres puedan salir al espacio, pero no mujeres.

Las astronautas cambiaron una unidad defectuosa de carga y descarga de una batería que recolecta y distribuye electricidad de los paneles solares a los sistemas de la ISS.

Sin embargo, la agencia parece tener un interés genuino en frenar cualquier percepción de discriminación inherente a su programa de trajes espaciales, y enfatizó que los trajes espaciales diseñados para su programa de misión Artemis Moon están diseñados para proporcionar la máxima movilidad a astronautas de todas las formas y tamaños.

Las caminatas espaciales de mujeres astronautas no son nuevas. La primera tuvo lugar en julio de 1984 por la cosmonauta soviética Svetlana Savitskaya durante su segunda visita a la estación espacial Salyut 7. En octubre de ese mismo año, la astronauta de la NASA Kathryn Sullivan se convirtió en la primera caminante espacial estadounidense del Transbordador Espacial Challenger durante la misión STS-41-G.

La NASA resalta que hasta la fecha 15 mujeres han participado en 43 caminatas espaciales. La propia Koch registró 27 horas y 48 minutos y está programado que la astronauta permanezca en la ISS durante un total de 11 meses para proporcionar a los científicos datos sobre los efectos a largo plazo de los vuelos espaciales en una mujer.

Esta misión es un gran logro no solo para la NASA y las astronautas que participaron, sino para toda la exploración espacial humana, marcando la primera vez que ha habido una caminata espacial de dos mujeres, definitivamente un evento emocionante y trascendental.

Referencia: NASA Astronauts Wrap Up Historic All-Woman Spacewalk. NASA Space Station, 2019. https://go.nasa.gov/2oKSQpY