El coronavirus del síndrome repiratorio del Medio Oriente (MERS-CoV) es una enfermedad respiratoria viral nueva descubierta en 2012 en Arabia Saudita. Desde entonces, se han registrado más de 2,400 casos confirmados de esta infección, de los cuales 800 han resultado en muerte, lo que implica una tasa de mortalidad de 35 por ciento.

Al tratarse de una enfermedad peligrosa, los investigadores han hecho esfuerzos por determinar los factores de riesgo detrás de la infección, para de esta forma poder promover medidas preventivas efectivas contra ella.

Y uno de los hallazgos fue bastante curioso. A pesar de la diferencia en el origen de esta enfermedad, la diabetes figuró como un factor de riesgo importante entre otras comorbilidades como la enfermedad renal, enfermedad cardíaca y enfermedad pulmonar.

Los resultados fueron obtenidos por un equipo conformado por investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Maryland (UMSOM) y la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins y publicados en la revista Journal of Clinical Investigation Insights.

Ratones diabéticos con una baja respuesta inmunitaria

El equipo estaba interesado en determinar cómo influye la diabetes en la mortalidad por infecciones por MERS-CoV, por lo que estudiaron la enfermedad en los ratones de laboratorio cuya respuesta se comparó con la de ratones sanos.

Observaron que en los ratones diabéticos el virus no se replicaba más fácilmente que en los ratones sanos, sino que este parecía difundirse en sus organismos de manera similar. Sin embargo, los ratones con diabetes exhibieron una respuesta inflamatoria tardía y prolongada a nivel del pulmón.

También observaron que los ratones diabéticos tenían niveles más bajos de citocinas inflamatorias y menos macrófagos y células T inflamatorias. Partiendo de ello, los autores concluyeron que los pacientes diabéticos presentaron la infección por MERS-CoV más grave probablemente por un mal funcionamiento de la respuesta del cuerpo a la infección.

“Este es un hallazgo importante para los pacientes con diabetes y los médicos que los tratan. Hace tiempo que sabemos que los pacientes diabéticos tienen peores resultados cuando contraen una enfermedad infecciosa grave, pero esta nueva visión sobre la función inmune podría allanar el camino para mejores tratamientos”.

Y en efecto, comprender la influencia de la diabetes en la gravedad de la infección por MERS-CoV es una hazaña dada la alta tasa de mortalidad registrada hasta ahora. Las próximas investigaciones estarán enfocadas en determinar qué es lo que hace deficiente la respuesta inmunitaria de los diabéticos ante el virus, y un posible tratamiento.

Referencia:

Comorbid diabetes results in immune dysregulation and enhanced disease severity following MERS-CoV infection. https://insight.jci.org/articles/view/131774