Un equipo interdisciplinario en la Université du Québec à Trois-Rivières esté encargado de estudiar las situaciones que ponen en riesgo el desarrollo personal de los niños, o aquellas en las que los padres no pueden satisfacer las necesidades de sus hijos. Recientemente hicieron una investigación en torno a un tema bastante polémico que es el uso de cannabis, a un año de su legalización en Canadá.

Meses atrás se dio a conocer que algunos niños canadienses habían consumido accidentalmente comestibles de cannabis y que esto los había llevado al hospital. Por supuesto, el consumo de cannabis en cualquiera de sus presentaciones está completamente prohibido en niños, pero estos pudieron acceder a ellos probablemente porque los adultos los consumían y estaban a su alcance.

Esta es apenas una evidencia de que a pesar de que no se recomienda que los niños consuman esta sustancia, estos no están exentos de sus efectos nocivos si los que están a su alrededor sí los consumen.

La última encuesta canadiense sobre el uso de cannabis reveló que el 19 por ciento de los adultos de 25 años de edad en adelante usan cannabis, a partir de lo cual es lógico pensar que muchos de los consumidores son padres de niños pequeños.

Muchos de ellos han comentado que al usar la sustancia son más empáticos, pacientes y cariñosos con sus hijos, sin embargo es muy poco lo que se sabe aún sobre la verdadera influencia del consumo de cannabis sobre los padres y las madres para responder de manera adecuada a las necesidades de sus hijos. Es por esta razón que el tema ha sido de interés para los investigadores.

Padres que consumen cannabis: ¿irresponsables o empáticos?

El equipo analizó en primer lugar los discursos de las autoridades de salud, entes gubernamentales, literatura científica y de los medios de comunicación en general respecto al uso de cannabis y la crianza de los hijos. El resultado fue una contradicción bastante notoria entre uno y otro.

Por un lado, las instituciones encargadas de orientar a la población en temas de salud o desarrollo de los niños advierten que el consumo de la sustancia puede afectar la capacidad de los padres de tomar buenas decisiones y, por consiguiente, de proteger a sus hijos.

Pero los medios de comunicación difunden totalmente lo contrario. Según las publicaciones populares consultadas, los padres que consumen cannabis han encontrado beneficios incluso para sus habilidades parentales. Según ellos, cuando usan la sustancia son más empáticos y pacientes, y esto a su vez les permite acercarse a sus hijos y se sienten mejores padres.

Se trata de un fenómeno bastante peculiar puesto que en incluso en la cultura popular está muy mal visto que los padres fumen o usen sustancias frente a sus hijos. Pero también llama la atención que a pesar de esta tendencia que revelan los medios de comunicación, rara vez se haya visto a un padre o madre declarar públicamente que el uso de una sustancia, no necesariamente cannabis, aumente su capacidad de cuidar a sus hijos.

Descartan uso de cannabis para tratar adicción a la cocaína

La opinión actual de la ciencia

Es necesario aclarar que a pesar de la antigüedad de su uso, son pocas las investigaciones convincentes que informen los efectos o riesgos del uso de cannabis a largo plazo, mientras que este ha sido estimulado más por mitos populares como el alivio del dolor en presencia de enfermedad.

En cuanto a las razones por las que los padres podrían hacer uso de cannabis, tampoco están bien definidas en la actualidad. Algunos alegan que la usan para reducir los efectos de trastornos o de las dificultades típicas de la vida que contribuyen a su estrés y, por ende, afectan la relación con sus hijos: trastornos del sueño, los síntomas depresivos o ansiosos o el dolor.

No hay mucha información científica que revele estadísticas sobre si los padres consumen cannabis con regularidad en presencia de sus hijos, o si lo consumen mientras estos no están presentes. Y tampoco hay estudios que examinen la gravedad de su uso, por ejemplo, si este implica un trastorno por uso de sustancias.

Pero los datos preliminares sugieren que en realidad, al contrario de ser una tendencia, es raro que un padre consuma esta sustancia en ausencia de otros factores de riesgo como ser un padre soltero, problemas económicos, tener problemas psicológicos o haber experimentado eventos demasiado traumáticos durante su vida.

Y contrario a lo que divulgan los medios, los estudios hasta la fecha concluyen que el consumo de cannabis contribuye a comportamientos parentales menos cálidos y más problemáticos, y afecta de manera similar a sus hijos.

Ahora bien, llama la atención que no existan datos científicos robustos que corroboren o descarten los mitos en torno a un tema tan polémico aún, y con una amplia demanda de legalización en la población de diferentes países.

Referencias:

Examining the relationship between marijuana use, medical marijuana dispensaries, and abusive and neglectful parenting. https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S0145213415002379?via%3Dihub

Protecting against intergenerational problem behavior: Mediational effects of prevented marijuana use on second-generation parent–child relationships and child impulsivity. https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S0376871608003633?via%3Dihub

Pre- and postnatal tobacco and cannabis exposure and child behavior problems: Bidirectional associations, joint effects, and sex differences. https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S0376871618300371?via%3Dihub

Más en TekCrispy