Este año el Día Mundial para la Prevención del Suicidio ha traído una variedad de investigaciones en torno al tema que invitan a la reflexión sobre la forma en que concebimos la salud mental y los trastornos psiquiátricos como la depresión.

De hecho, una investigación reciente concluyó que para la prevención del suicidio, en realidad hace falta mucho más que brindar tratamiento a las personas que sufren de trastornos psicológicos. Esta medida puede ser útil en países de altos ingresos, pero en cambio los de medianos y bajos ingresos requieren esfuerzos adicionales como limitar el acceso a medios letales, reducir las condiciones de pobreza y el abuso del alcohol.

Pero en esta oportunidad hablaremos de los datos sobre el suicidio presentados este mes por Centro Nacional de Estadísticas de Salud de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC), los cuales son alarmantes pues indican un aumento de las tasas de suicidios entre los jóvenes de 10 a 24 años de edad entre los años 2007 y 2017.

Un aumento en las tasas de suicidios respecto a la década 2000-2007

El equipo de CDC utilizó los datos del Sistema Nacional de Estadísticas Vitales del Centro Nacional de Estadísticas de Salud en Hyattsville, Maryland, para hacer los cálculos correspondientes a la década 2007-2017 y establecer las tasas de suicidio y homicidio de personas de 10 a 24 años de edad.

Los investigadores observaron que entre 2007 y 2017 hubo un aumento de las tasas de suicidio para personas en dicho intervalo de edad (6.8 a 10.6 por 100,000 personas) con respecto a la década anterior, de 2000 a 2007, donde las tendencias se mantuvieron estables. Es de resaltar que las cosas no iban tan mal al principio. De 2007 a 2014 se registró una disminución de las tasas de homicidio, pero luego de ello hubo un aumento hasta 2017.

Entre los jóvenes de 10 a 14 años de edad, la tasa de suicidios disminuyó de 2000 a 2007, pero luego aumentó en la siguiente década. Así también se observó un incremento en las tasas de mortalidad por suicidio y homicidio durante el período de 2000 a 2017 entre las personas de 15 a 19 y de 20 a 24 años. Pero lo más resaltante de ello es que las tasas de suicidio se incrementaron primero que las de homicidio.

La pobreza perjudica la función ejecutiva en los adolescentes refugiados

Sally C. Curtin y Melonie Heron, miembros del Centro Nacional de Estadísticas de Salud, División de Estadísticas Vitales y autoras de esta investigación, nos brindan una visión más clara de estos datos respecto a las causas de muerte en el territorio:

“En 2017, el suicidio y el homicidio fueron la segunda y tercera causa de muerte de las personas de 15 a 19 años y de 20 a 24 y ocuparon el segundo y quinto lugar entre las personas de 10 a 14 años”.

Datos suministrados por otras investigaciones

No está demás agregar otros datos obtenidos en investigaciones recientes. Una de ellas reveló que los hombres son más susceptibles a este tipo de muerte de lo que pensábamos, pues el suicidio ocupa el sexto lugar entre las causas de muerte en los hombres estadounidenses

Además, otro estudio reciente reveló que existen diferencias marcadas entre géneros en los métodos que aplican para quitarse la vida. De hecho, en las mujeres parece ser más difícil encontrar evidencia de autolesión pues estas suelen usar el envenenamiento con drogas. En cambio los hombres aplican métodos más drásticos y violentos como colgarse o armas contra sí mismos.

Finalmente, se encontró también que las personas negras e hispanas tienen menos registros médicos sobre salud mental que las blancas, lo que indica una deficiencia en el sistema de salud que debe ser abordada.

Referencia:

Death Rates Due to Suicide and Homicide Among Persons Aged 10–24: United States, 2000–2017. https://www.cdc.gov/nchs/products/databriefs/db352.htm

Más en TekCrispy