Sorprendiéndonos, Netflix no se quedó callado ante la demanda de los dos socios detrás de la firma de abogados Mossack Fonseca & Co, en la que afirman que ‘The Laundromat’ difama y viola una marca registrada. La compañía de servicio streaming ha dejado bien en claro que se oponen ante tal alegato, sobre todo porque la producción es un “discurso constitucionalmente protegido”.

Por si se perdieron de nuestras noticias de ayer, les resumimos: Jürgen Mossack y Ramón Fonseca –quienes formaron parte de la firma panameña de abogados que fue epicentro del caso de los Papeles de Panamá– procedieron a demandar a Netflix ante el Tribunal de Distrito de los Estados Unidos para el Distrito de Connecticut para detener el lanzamiento de la cinta de Steven Soderbergh, el día de mañana.

Sin embargo, en la presentación de 44 páginas de Netflix, estos aseguran que el alegato “Debe ser negado por una serie de razones”, entre ellas que la propia Corte Suprema de los Estados Unidos reconoció que “la importancia de las películas como órgano de opinión pública no disminuye por el hecho de que están diseñadas para entretener e informar”, lo que quiere decir, prácticamente, que ‘The Laundromat’ está protegida por el Estado americano.

Y no, no por temas políticos, sino porque la cinta solo está haciendo lo que está destinada a hacer cada producción: educar, informar pero sobre todo, entretener. Asimismo, Netflix aclara que la cinta acerca de la fuga de datos de los Panama Papers está “destinada a llamar la atención sobre el abuso de corporaciones y refugios fiscales en el extranjero, y es una acusación del sistema legal que los permite”.

Además, la compañía ha dejado establecido que las quejas del dúo están llegando un mes después del estreno oficial, que fue en el Festival de Cine de Venecia, y después de su distribución en salas de cine. También aseguran que las afirmaciones de los socios son “rídiculas, dado que la demanda reconoce que su reputación ya se ha ennegrecido como resultado de la atención internacional que la prensa internacional ha sido brillando sobre los demandantes durante los últimos tres años y medio, cuyo resultado fue la pérdida de todos sus clientes, los bancos se negaron a hacer negocios con ellos y el cierre de sus negocio”.

Evidentemente, sea como sea, Netflix no le dará pausa a su plan de estrenar la cinta de Gary Oldman, Antonio Banderas y Meryl Streep el día de mañana.