Es bien sabido que el calentamiento global se está volviendo un problema cada vez más grave para las sociedades alrededor del mundo. Su incidencia origina cambios en los patrones de comportamiento de los animales, así como variaciones climáticas.

Cada vez las temperaturas son más altas y las lluvias más escasas. Por ello, muchos animales se ven perjudicados al tratar de cumplir con los procesos naturales que han realizado por años.

Asimismo, el hombre también siente sus consecuencias en áreas vitales como la producción de alimentos y energía. Han pasado años desde que este problema se ha venido presentando y aún no se han tomado acciones contundentes al respecto. Por ello, no es sorpresa enterarnos de que, una vez más, hemos superado nuestro propio record al subirle cada vez más la temperatura al planeta que nos cobija.

Septiembre de 2019: el mes más caluroso en la historia

Tal ha sido la magnitud del calentamiento global en los últimos años, que no es la primera vez en poco tiempo que nos enteramos de noticias así. Durante todo el 2016, escuchamos una y otra vez noticias sobre las altas temperaturas nunca antes alcanzadas en diferentes partes del mundo.

Luego de su término, el 2016 fue catalogado como uno de los años más calientes registrados en la historia humana. Ahora, con el 2019 a punto de llegar a su término, es muy probable que lo veamos unirse al mismo equipo del primero.

Después de todo, según los reportes de la NOAA (National Oceanic and Atmospheric Administration). Con los datos actuales, este año sería el segundo más caluroso de todos después del 2016. Sin embargo, con aún unos cuantos meses por delante, el aumento paulatino de temperaturas incluso podría causar que este supere al 2016.

Según el director ejecutivo de la NOAA, Deke Arndt, mucho de este calentamiento se está originando por la acumulación de los gases producidos por las industrias dentro de la atmósfera. Como siempre se dice, aún tenemos la posibilidad de cambiar el curso del planeta. Pero, esto solo se logrará si empezamos a escuchar sus advertencias y hacemos algo al respecto.