Los recientes cambios en la sala del Louvre donde comúnmente se ha exhibido a la Mona Lisa de Da Vinci –también conocida como La Gioconda– han generado que esta deba ser movida a otro espacio del museo mientras se hacen las reformas en su espacio de exhibición usual.

Por ello, ha sido reubicada en otra sala cuyas dimensiones han generado descontento en los turistas. Esto debido a que constantemente, por su pequeño tamaño, el espacio no ha sido suficiente para entren todos ni para que la vean cómodamente.

Se sabe que las dimensiones de esta obra no son tan grandes, teniendo apenas 30 pulgadas de alto. Asimismo, debido a los múltiples atentados que ha sufrido a lo largo de su estadía en el Louvre, cada vez han sido más las protecciones que se le han aplicado.

Actualmente, no solo la protege de la cercanía de la multitud el típico cordón a metros de distancia de ella. También cuanta con un vidrio antibalas dispuesto para resistir cualquier ataque futuro que reciba –recientemente ha probado su valor al proteger a la Gioconda de una tasa que fue lanzada hacia ella por una ciudadana rusa descontenta.

Una solución, dos logros

Como ya lo hemos mencionado, la reubicación temporal de la Mona Lisa ha causado descontentos recientemente. Sin embargo, también en otros momentos las personas se han quejado por la dificultad que les presenta el poder observar en detalle esta obra.

Para poder solventarlo, el museo está intentando desarrollar un nuevo tour de realidad virtual que les ofrezca a los turistas una mejor experiencia. Asimismo, consideran que al hacerlo también podrían estar abriendo las puertas a nuevos públicos.

Por un lado, los que ya han visitado la obra seguramente querrán volver para poder disfrutar de una experiencia de observación más íntima. Sumados a estos, podrían llegar nuevos individuos con otros intereses además de la contemplación del arte –como lo es la posibilidad de experimentar la realidad virtual.

Veremos a la Mona Lisa como nunca antes

Ya quedó claro, en el tour virtual los visitantes no estarán restringidos ni por cuerdas ni por vidrios. Por lo que, podrán observar a La Gioconda con una cercanía inédita durante años.

Además, por si fuera poco, es posible vivir la experiencia de contemplar a la Mona Lisa casi como pudo haberla visto Leonardo Da Vinci al pintarla. Durante el tour, los visitantes podrán ingresar en una habitación en la que podrán observarla de pies a cabeza, ella estará en el centro, con su clásico cielo azul y montañas de fondo que se podrán ver a través de una ventana a su espalda.

En pocas palabras, de 15 en 15 –ya que este es el total de estaciones que tendrá el cuarto dedicado a este tour, los visitantes podrán disfrutar de una experiencia inédita que, ni siquiera los primeros visitantes del museo podrían haber soñado con tener.

El tour estará disponible a partir desde finales de octubre

Toda esta organización del tour de realidad virtual ha quedado perfectamente acoplada con la próxima celebración del quincentenario de la muerte de Da Vinci en 1519. Este evento, traerá consigo una organización especial dedicada a compartir elementos y pinturas creados por el Maestro del Renacimiento.

De toda esta parafernalia es que el tour para ver a la Mona Lisa desde otros ángulos formará parte. El interés que esta novedad despertó es mucho y personas de múltiples edades ya manifestaron sus deseos de vivir la experiencia.

Sin embargo, también han tenido detractores que aseguran que los 3 millones que el gobierno francés piensa gastar en el desarrollo de esta y otras experiencias de realidad virtual deberían usarse en la adquisición de obras verdaderas. Ante ello, el Louvre ha aclarado que su principal interés siempre serán las obras, pero que también planean comenzar a extenderse en este flanco.

Después de su estreno, los visitantes también tendrán la posibilidad de descargar el archivo de realidad virtual desde sus hogares. Hasta tu lanzamiento, el equipo de Louvre sigue trabajando en los detalles para hacer que esta sea una experiencia sin fallas. Después de todo, no es un evento aislado sino el primer paso de nueva forma de ver el arte.