Los problemas respiratorios y la hipertensión son un par de afecciones que comúnmente se presentan tanto en humanos como en animales. Por ello, no es sorpresa que aquellos considerados “los mejores amigos del hombre” no se vean exentos de estas patologías.

Una que particularmente se ha hecho presente en muchos canes –al igual que en personas– ha sido la conocida hipertensión pulmonar. Esta se presenta cuando los vasos sanguíneos circundantes a los pulmones se obstruyen y causan que el flujo de sangre al corazón se vea interrumpido o entorpecido.

Para poder comprender un poco mejor esta enfermedad, los estudiosos de veterinaria de la Universidad de Misuri y Columbia se han dado a la tarea de comprender sus orígenes. Gracias a ello, luego podría ser posible desarrollar tratamientos más adecuados para ayudar al animal a superar esta condición.

Las enfermedades respiratorias mostraron ser el epicentro

Si la meta era poder comprender la evolución de este problema en los canes, entonces era necesario recopilar datos. En este caso, ello se hizo gracias a la colaboración del público que llevó a sus canes para el estudio veterinario y así, facilitó la recopilación de información sobre los mismos.

En total, 47 con afecciones pulmonares constituyeron la muestra. Los resultados de la recopilación de datos se dieron a conocer en The Veterinary Journal en septiembre de este año.

De ella, fue posible notar que en muchos casos (80%), las enfermedades respiratorias eran un punto de inicio común. Desde este, era mucho más fácil para patologías más graves como la hipertensión pulmonar hacerse presentes.

¿Qué hacer con estos datos ahora?

A pesar de que, según los investigadores de este estudio, aún es necesario que se hagan más para determinar a ciencia cierta que los problemas pulmonares son el único causante de la hipertensión pulmonar, ha quedado claro que, por lo menos, se tratan de un factor influyente.

Por ello, desde este conocimiento podría ser posible comenzar a identificar tratamientos que permitan prevenir este tipo de problemas. O, en su defecto, tratar con ellos una vez ya se han hecho presentes.

Después de todo, como es sabido, la hipertensión pulmonar puede llegar a ser mortal si no se trata –tanto para el caso canino como el humano. Por lo que identificar nuevas maneras de lidiar con ella se trata de un aumento significativo no solo en la calidad de vida de los perros sino en la cantidad también.

Ya existe una medicina que podría tener la respuesta

Afortunadamente, el mismo estudio ha dado el primer resultado positivo con respecto al tratamiento de la enfermedad a base del nuevo descubrimiento. Dentro de los casos que pudieron observar, los canes que tomaron una medicina particular disminuyeron –y prácticamente, erradicaron – el riesgo de mortalidad que venía con la medicación.

La pastilla milagrosa resultó ser la droga activa que se encuentra en la Cialis (medicamento para la disfunción eréctil). Esto debido a que, gracias a sus características vasodilatadoras, se disminuía la presión sanguínea en los canes y, por ende, se controlaba la hipertensión pulmonar. Para mantenerlo en el tiempo, el perro solo necesita ingerir una pastilla de este medicamento al día.

Referencia:

Pulmonary hypertension secondary to respiratory disease and/or hypoxia in dogs: Clinical features, diagnostic testing and survival: https://doi.org/10.1016/j.tvjl.2019.105347