Son incontables las leyendas en las que este animal es presentado como un pequeño pero poderoso monstruo que asecha los ríos. Asimismo, más recientemente, no son pocas las producciones audiovisuales que también aprovechan la mala fama de estos para generar tensión, miedo o peligro en las historias.

Sin embargo, a pesar de toda esta parafernalia que se ha creado alrededor de ellas, las pirañas no son animales tan peligrosos para el hombre. Una vez es superado el miedo inicial que se puede sentir por ellas, es natural que a este lo preceda una curiosidad por conocer más sobre esta particular criatura.

Los científicos de la Universidad de Washington forman parte de este grupo de personas interesados en saber más de estos animales. Por ello, llevaron a cabo una investigación que les permitiría saber finalmente en detalle cómo se produce el cambio de dentadura en estas criaturas –un hecho que, hasta la fecha, no había sido probado ni investigado profundamente antes.

Las pirañas y los Pacu usan sistemas idénticos

Las pirañas son ampliamente conocidas en cualquier parte del mundo. Sin embargo, sus omnívoros primos, los Pacu, no son tan populares.

Arriba: Piraña. Abajo: Pacu

Por ello, muchas veces terminan siendo confundidos con las mismas. La diferencia principal se puede notar en el tipo de dentadura que tienen ambos. Para el caso de las pirañas los dientes son como triángulos afilados y puntiagudos, mientras que la del Pacu se asemeja un como a las muelas humanas, más anchas y duras para poder triturar los alimentos.

Estas diferencias ya se han probado, pero, hasta el momento, no se sabía de una similitud que unía a ambas dentaduras. En realidad, ambas especies animales se decantan por el mismo modelo para reemplazar sus hileras de dientes en una misma ocasión.

Esto es lo que revelaron los estudios

Para poder conseguir las respuestas que necesitaban, el equipo tuvo que hacer un fusión. En ella, se sumaron sus conocimientos, el poder de las máquinas de desarrollo de imagen 3D y los datos suministrados por las muestras de esqueletos animales preexistentes en muchos museos de conservación de la vida marina.

Con ellos, fue posible comprobar por primera vez que las pirañas y los Pacu se deshacen de todos sus dientes de un lado de la boca a la vez. Se descubrió que, cada lado tiene una grupo de dientes entrelazados entre sí.

Dientes de piraña interconectados. Cortesía de: Frances Irish/Moravian College

En resumen, reemplazar solo uno que se encuentre mellado sería tan complicado como traumático para el pez. Consecuentemente, estos se deshacen de todo el grupo de una vez.

A las pirañas nunca les faltan dientes

Lo que es curioso es que, a pesar de esa acción tan brusca, nunca fue posible conseguir evidencias de una piraña a la que le faltara dentadura. Ello se pudo explicar recientemente. Básicamente, se debe a que, antes de deshacerse de la que se encuentra mellada, las pirañas –y los Pacu– ya cuentan con otra hilera totalmente lista y funcional bajo estos.

De este modo, apenas los primeros caen, los otros emergen para tomar su lugar. Este proceso se puede repetir varias veces durante la vida de la criatura. Ya que es, en realidad, lo que permite que su dentadura siempre esté apta para actuar como herramienta tanto de caza como de alimentación.

Referencia:

Tooth and consequences: Heterodonty and dental replacement in piranhas and pacus (Serrasalmidae): https://doi.org/10.1111/ede.12306