Según los datos del Centro Nacional de Estadísticas Educativas, los niños latinos de hogares de habla hispana no sólo son el subgrupo más grande de estudiantes de inglés, sino también el segmento de la población en edad escolar que se expande más rápidamente en los Estados Unidos.

En la actualidad, los estudiantes de ascendencia latina constituyen casi el 78 por ciento de los estudiantes de inglés matriculados en escuelas de los Estados Unidos.

Transferencia de idiomas cruzados

Si bien existe mucha investigación sobre los logros de lectura en inglés de los estudiantes bilingües de habla hispana, pocos estudios han explorado qué contribuye a estos resultados.

El estudio encontró que los niños que con habilidades más fuertes de lectura en español obtuvieron mejores resultados en su capacidad de leer en inglés.

En este sentido, un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Delaware encontró que los niños que tenían fuertes habilidades de lectura temprana en su lengua materna española, cuando ingresaron al jardín de infantes experimentaron un mayor crecimiento en su capacidad de leer inglés.

Aprender a leer en un nuevo idioma para estudiantes bilingües en los grados primarios implica el procesamiento en dos lenguas: su idioma nativo y el nuevo idioma. Para los estudiantes bilingües en los Estados Unidos, leer en inglés no es solamente aprender a leer en un idioma; más bien, es un caso de aprender a leer con dos idiomas porque varios aspectos del desarrollo de la lectura en la lengua materna y en el nuevo son interactivos y se refuerzan mutuamente, lo que se conoce como transferencia de idiomas cruzados.

Para el estudio, los investigadores utilizaron una muestra representativa a nivel nacional del Centro Nacional de Estadísticas de Educación, el cual siguió a una cohorte de niños desde el jardín de infantes hasta el cuarto grado.

Mejores resultados

Cuando los investigadores consideraron qué tan bien los estudiantes hablaban inglés, encontraron que las habilidades de lectura en el idioma nativo importaban más, incluso al ingresar al jardín de infantes, para crecimiento de los estudiantes a lo largo del tiempo.

Aprender a leer en un nuevo idioma para estudiantes bilingües en los grados primarios implica el procesamiento en dos lenguas: su idioma nativo y el nuevo idioma.

En otras palabras, los niños que tenían habilidades más fuertes de lectura en español al ingresar al jardín de niños obtuvieron mejores resultados a lo largo del tiempo, incluso que sus compañeros de habla hispana que hablaban inglés con más fluidez pero que no leían tanto español.

Los datos mostraron que los estudiantes que ingresaron al jardín de niños con habilidades de lectura en español más débiles se quedaron cada vez más rezagados que sus compañeros en su capacidad de leer inglés. Este hallazgo se mantuvo a lo largo del tiempo, a pesar de que estos estudiantes inicialmente mostraron una mayor capacidad para hablar inglés.

Los resultados del estudio, expresan los autores, muestran que los estudiantes bilingües de habla hispana que entraron al jardín de infancia con un mayor rendimiento en la lectura en español, superaron a aquellos con menor competencia en la lectura en español en el jardín de infancia en inglés y mostraron mayores tasas de crecimiento en la lectura en inglés, un efecto que se pudo observar hasta el final del cuarto grado.

Referencia: English Reading Growth in Spanish‐Speaking Bilingual Students: Moderating Effect of English Proficiency on Cross‐Linguistic Influence. Child Development, 2019. https://doi.org/10.1111/cdev.13288