Los investigadores esperan que los resultados de este puedan ayudar a las escuelas a desarrollar intervenciones más efectivas e integrales.

El tema de la prevención del suicidio ha tomado mayor importancia en los últimos meses, y se han publicado varias investigaciones que desvelan datos de interés que pueden servir para desarrollar alternativas para abordar los problemas que derivan en ello.

Uno de ellos, publicado recientemente en la revista Injury Prevention, describió un método que permite clasificar la mortalidad vinculad a la autolesión, y por consiguiente, permite conocer mejor las tendencias nacionales de las epidemias actuales de suicidio y muertes relacionadas con las drogas.

Clasificación de mortalidad por autolesión

Los investigadores estudiaron tres grupos: negros no hispanos, hispanos y blancos, considerando todas las formas de suicidio, incluso las sobredosis de drogas como autolesiones, aun cuando la evidencia no cumplía con el estándar para que el caso se clasificara como suicidio. La razón de ello es que la mayoría de las muertes por drogas llevan un patrón de autolesión digno de considerar.

Observaron un aumento en la tasa de mortalidad por por autolesión para los blancos entre 2008 y 2017, para los negros fue de 109 por ciento y para los hispanos de 69 por ciento. También que entre en los tres grupos evaluados, las mujeres eran más propensas a morir por sobredosis de drogas en comparación con los hombres.

Otro punto a destacar es que a pesar de que la tasa mortalidad por autolesión para los hispanos fue menor en comparación con la de los negros, los hispanos murieron a edades más tempranas. Así también, los que murieron en 2017 perdieron 43 años de vida en comparación con 37 y 32 años de vida que perdieron los blancos y negros que murieron el mismo año.

Las mujeres usan métodos de suicidio menos evidentes

Las mujeres suelen optar por el uso de drogas para quitarse la vida, mientras que los hombres suelen usar métodos más violentos y visibles.

Analizando la mortalidad por autolesión, encuentran que las mujeres tienden a utilizar método menos violentos y menos obvios que los hombres para suicidarse, por lo que la evidencia rara vez conduce a dicho veredicto.

De hecho, entre los métodos de suicidio más comunes entre las mujeres se encuentra el uso de drogas, por ejemplo, lo cual contrasta bastante con los de los hombres, que suelen optar por colgarse o usar armas de fuego contra sí mismos.

En negros e hispanos la evidencia de suicidio es rara

De manera similar ocurre entre blancos, negros e hispanos. En estos últimos la eviencia de suicidio es mucho más rara, lo cual los investigadores atribuyen al acceso desigual a la atención médica, o bien al uso diferente de la atención médica cuando esta les es accesible.

Esto se ve reflejado también en la historia previa al intento de suicidio. Los autores resaltan que en especial las personas negras e hispanas que murieron tenían menos registros sobre sus condiciones de salud mental que sus contrapartes blancas, lo que sugiere falta de accesibilidad al sistema de salud.

Cada vez más jóvenes toman sobredosis de benzodiacepinas para la ansiedad

Ian Rockett, de la Universidad de West Virginia y coautor de la investigación resalta la importancia de esta investigación, en primer lugar porque permite que las muertes causadas por sobredosis entren dentro de la categoría de sucidio. Para él, estos no son verdaderos accidentes, y añadiéndolos a esta clasificación, entonces se amplia la perspectiva sobre la carga de muerte total.

“Este lente es importante para revelar tendencias de datos más granulares que pueden guiar la asignación de recursos de prevención y tratamiento. Examinar la mortalidad por autolesión ayuda a ver mejorar las tendencias de la actual crisis de salud mental para las mujeres y las minorías, así como para los hombres blancos”.

Por su parte, Hilary S. Connery, del Hospital McLean, coautor de la investigación nos pone más en contexto con su declaración:

“El sistema de atención médica tiene una larga historia de separar a las personas que acuden por atención de trastornos de salud mental de las que acuden por atención de trastornos por uso de sustancias”.

Y en efecto, esta investigación resalta la necesidad de unir las muertes por drogas en la clasificación de suicidios, ambos resultados fatales asociados con factores de riesgo comunes como la desesperanza y la pérdida del control del comportamiento, y por de más susceptibles a los esfuerzos de prevención existentes.

Referencias:

Investigating the full spectrum of suicide. https://www.mcleanhospital.org/news/investigating-full-spectrum-suicide

Unrecognised self-injury mortality (SIM) trends among racial/ethnic minorities and women in the USA. https://injuryprevention.bmj.com/content/early/2019/09/23/injuryprev-2019-043371

Más en TekCrispy