Lago St. Clair, en la frontera entre Estados Unidos y Canadá. Fuente: Joshua Stevens/NASA Earth Observatory.

Hace un par de meses, los investigadores informaron la floración abrupta de un tipo de algas denominadas sargazo en lo que se conoce como El Gran Cinturón del Atlántico de Sargassum, que se extiende desde el Golfo de México hasta las costas de África occidental, y estaba acabando con los arrecifes de corales y afectando la vida marina en general.

Pues bien, una nueva investigación abordada por Jeff Ho, Anna Michalak de Carnegie y Nima Pahlevan de la NASA, ha revelado que específicamente en la estación de verano, las floraciones de algas en lagos de agua dulce se han incrementado considerablemente en las últimas tres décadas.

Hasta ahora, los estudios sobre floraciones de algas de agua dulce se habían hecho solo en lagos individuales o regiones específicas el planeta, nunca a una escala global. Esta nueva investigación publicada en la revista Nature comprende la primera en estudiar la proliferación de este tipo de algas a nivel global y a largo plazo.

Observaron las floraciones de algas en 71 lagos durante 30 años

Ho, Michalak y Pahlevan analizaron los datos recolectados durante 30 años por la NASA y el satélite Landsat 5 de la US Geological Survey, el cual monitoreó nuestro planeta entre 1984 y 2013 con una resolución de 30 metros, abarcando 71 grandes lagos en 33 países en seis continentes.

Lago de Cahora Bassa en Mozambique, el cual mostró una disminución de algas. Fuente: Jesse Allen/NASA Earth Observatory.

Teniendo más 72 mil millones de puntos de datos, los investigadores se asociaron con Google Earth Engine a fin de procesarlos y encontrar las tendencias de las floraciones de algas en verano a largo plazo.

Descubrieron un incremento importante de las floraciones de algas en muchos lagos de agua dulce durante la estación veraniega, mientras que en apenas seis disminuyeron drásticamente, según Michalak.

“Descubrimos que la intensidad máxima de las floraciones de algas en verano aumentó en más de dos tercios de los lagos, pero disminuyó de manera estadísticamente significativa en solo seis de los lagos. Esto significa que las floraciones de algas realmente se están generalizando y se vuelven más intensas, y no es solo que les estamos prestando más atención ahora que hace décadas”.

Por ejemplo, el Lago de Cahora Bassa en Mozambique fue uno de los incluidos en el estudio que mostró una mejora durante este periodo de 30 años. En cambio, el lago Okeechobee de Florida se deterioró, en cuyo caso no está demás detacar que las floraciones de algas ocasionaron estados de emergencia declarados en Florida en 2016 y 2018.

La NASA descubre dos exoplanetas que podrían ser habitables

¿Qué causa el aumento de las floraciones de algas?

Los autores indican que no encontraron patrones consistentes en aumento de las floraciones de algas. Consideraron factores que se sabe que influyen en ello, como el uso de fertilizantes, la lluvia o la temperatura, sin embargo, las razones de la proliferación veraniega variaron de un lago a otro.

Pero tal parece que la temperatura es un factor de peso en este tema. Entre todos los lagos estudiados, solo aquellos que experimentaron el menor calentamiento pudieron mantener las mejoras en las condiciones de floración de las algas, por lo que el incremento puede ir de la mano con el cambio climático.

¿Cuál es el impacto del aumento de las floraciones de algas?

Lago Okeechobee de Florida. Fuente: Joshua Stevens/NASA Earth Observatory.

Las floraciones de algas son fenómenos dañinos porque su supone un aumento de las poblaciones de fitoplancton, un conjunto de organismos marinos que producen toxinas que ponen en peligro la fauna marina.

Y tal como explica Ho, también tienen un impacto en el suministro de agua potable, la pesca, y por supuesto, la actividad turística porque estas producen mal olor en las aguas y las hacen menos atractivas:

“Las floraciones de algas tóxicas afectan el suministro de agua potable, la agricultura, la pesca, la recreación y el turismo. Los estudios indican que solo en los Estados Unidos, las floraciones de agua dulce resultan en la pérdida de US$ 4 mil millones cada año”.

Otra evidencia de ello está en los informes de floraciones de algas nocivas, como los que cerraron el suministro de agua de Toledo en 2014, y los que llevaron a declarar estados de emergencia en Florida en 2016 y 2018. Estos fenómenos siguen en aumento en la actualidad.

He allí la importancia de identificar los factores que hacen a algunos lagos más susceptibles al cambio climático, y sobre todo, la importancia de desarrollar estrategias de gestión de agua que los favorezcan a fin de preservarlos.

Referencia:

Widespread global increase in intense lake phytoplankton blooms since the 1980s. DOI: 10.1038/s41586-019-1648-7

Más en TekCrispy