Foto: Financial Times

El reconocimiento facial ha sido tema de discusión en los últimos años, debido a la forma en que se implementa principalmente por entes gubernamentales. Los grupos activistas defienden la posición de que representa una violación a la privacidad, así como también un claro ejemplo de racismo y xenofobia por las empresas que desarrollan la tecnología.

La situación actual del Brexit en Reino Unido ha desviado la atención de los involucrados a la forma en que se está implementando el reconocimiento facial. Varios expertos se reunieron a hablar acerca del enfoque de esta tecnología y cómo afectaría a Brexit.

La directora del Instituto Ada Lovelace, Carly Kind, el comisionado de cámaras de vigilancia del Reino Unido Tony Porter y el profesor de Essex Daragh Murray, que estudia el uso de reconocimiento facial por parte de la policía manifestaron que el Reino Unido debe mantener una posición neutral frente a la tecnología de reconocimiento facial.

El hecho de que el Reino Unido esté en un proceso de separación de la Unión Europea y una regulación en torno al manejo del reconocimiento facial podría entrar en vigencia durante el mismo periodo, representa un punto de preocupación para los especialistas, pues aseguran que el desconocimiento o el no encontrar un punto medio ante la tecnología podría traer consecuencias terribles tras el Brexit.

Los investigadores aseguran que un Brexit sin acuerdo podría dejar al Reino Unido sin algún tipo de regulación como la GDPR o algún marco de derecho en torno a la aplicación de la tecnología de reconocimiento facial.

Carly Kind, confía en que Reino Unido puede llegar a un acuerdo con la UE para crear un ecosistema basado en inteligencia artificial y  los aportes a la sociedad:

“Creo que hay un fuerte argumento para que ese sea el valor agregado único de la UE para el sector de IA”, dijo Kind. “Creo que el desafío será ver cómo, desde la perspectiva de la industria y desde la perspectiva de la investigación, hay apetito para perseguir eso. Ciertamente, eso es lo que defenderemos.”

Por su parte, Tony Porter del cuerpo de policía, mantiene su posición de que es importante garantizar que los cuerpos de seguridad cumplan con las políticas de privacidad en torno a la práctica de cámaras de vigilancia. Sin embargo, Porter señaló una estimación de 2013 de que el Reino Unido tiene aproximadamente 5 millones de cámaras de vigilancia, entre estas se incluyen cámaras corporales, drones, timbres de video y cámaras en vehículos, según la fuente.

Facebook podría comenzar a trabajar con reconocimiento facial en poco tiempo

“El Reino Unido no tiene las mismas sensibilidades a ese tipo de prevención del delito que otros países europeos. Muchos académicos y comentaristas sociales han atribuido [eso] al hecho de que en el Reino Unido, nunca hemos estado bajo la bota de una dictadura fascista. La noción de vigilancia para proteger a la comunidad, en lugar de invadir su privacidad, se tolera más fácilmente”, dijo Porter.

En un reporte en agosto pasado, el Financial Times reveló que Reino Unido planea implementar una regulación para velar por la integridad de los datos obtenidos por los ciudadanos a través del reconocimiento facial se manejen siguiendo los lineamientos de la GDPR de Europa.

En su momento, una fuente señaló que el objetivo sería limitar “el uso indiscriminado de la tecnología de reconocimiento facial” para las empresas y autoridades. De esta manera, los ciudadanos europeos tendrían el poder de  saber cuándo se utilizan los datos de reconocimiento facial”, con las excepciones “estrictamente circunscritas” para garantizar un uso adecuado, dijo la fuente.

Como podemos ver, son múltiples escenarios los que se plantean en torno a Brexit y la implementación del reconocimiento facial, por lo que tal como recomiendan los especialistas es estrictamente necesario llegar a un acuerdo antes de que la separación entre en marcha y acarree problemas que podrían evitarse si se llega a un consenso a tiempo.

Más en TekCrispy