En tres estudios separados, científicos del Centro Médico del Hospital de Niños de Cincinnati (CCHMC) en colaboración con investigadores de la Universidad de Cincinnati, han identificado un vínculo entre la contaminación del aire y problemas de salud mental entre los niños.

El estudio más reciente reveló que la exposición a corto plazo a la contaminación del aire puede exacerbar los trastornos psiquiátricos en los niños 24 o 48 horas después de la exposición, lo que fue confirmado por una mayor utilización de la sala de emergencias del  CCHMC para problemas psiquiátricos.

¿De qué manera se debe abordar la obesidad en la adolescencia?

Síntomas psiquiátricos

Los investigadores también encontraron que los niños que viven en barrios pobres son más susceptibles a los efectos de la contaminación del aire, en comparación a otros niños de mejor nivel socioeconómico, y pueden tener un riesgo elevado de ansiedad o suicidio.

La exposición temprana a la contaminación del aire relacionada con el alto tráfico, se asoció significativamente con los síntomas de depresión y ansiedad en niños de 12 años.

Los resultados de este estudio, resaltan los autores, son los primeros en mostrar una asociación entre los niveles diarios de contaminación del aire exterior y el aumento de los síntomas de los trastornos psiquiátricos, como la ansiedad y el suicidio, en los niños.

Si bien se requiere realizar más investigación para confirmar estos hallazgos, los resultados podrían conducir a nuevas estrategias de prevención para niños que experimentan síntomas relacionados con un trastorno psiquiátrico.

El hecho de que los niños que viven en vecindarios de alta pobreza experimentaran mayores efectos en la salud de la contaminación del aire, podría significar que los contaminantes y los factores estresantes del vecindario pueden tener efectos sinérgicos en la gravedad y frecuencia de los síntomas psiquiátricos.

Efecto respaldado

Previamente, los investigadores del CCHMC habían identificado un vínculo entre la exposición a la contaminación del aire relacionada con el alto tráfico (TRAP, acrónimo de traffic related air pollution) y la ansiedad generalizada.

El estudio fue el primero de su tipo en utilizar la neuroimagen para vincular la exposición de la TRAP a las alteraciones metabólicas en el cerebro y los síntomas de ansiedad generalizada entre los niños sanos.

Los investigadores evidenciaron que la contaminación del aire puede exacerbar los síntomas de trastornos psiquiátricos en los niños.

El equipo descubrió niveles elevados de mioinositol en el cerebro, que representa la respuesta neuroinflamatoria del cuerpo a la TRAP.

En un tercer estudio, los especialistas encontraron que la exposición temprana a la TRAP se asoció significativamente con los síntomas autoinformados de depresión y ansiedad entre los niños de 12 años.

Así es como fijar la mirada en pantallas puede afectar tu visión

En conjunto, estos estudios contribuyen al creciente cuerpo de evidencia de que la exposición a la contaminación del aire durante la vida temprana y la infancia puede contribuir a la depresión, la ansiedad y otros problemas de salud mental en la adolescencia.

Los autores de los estudios recalcan que se necesita más investigación para replicar estos hallazgos y descubrir los mecanismos que subyacen a estas asociaciones.

Referencias:

Pediatric Psychiatric Emergency Department Utilization and Fine Particulate Matter: A Case-Crossover Study. Environmental Health Perspectives, 2019. https://doi.org/10.1289/EHP4815

Neurobehavioral and Neuroimaging Effects of Traffic Exposure in Children: CCAAPS Study Design and Methods. Environmental Health Perspectives, 2014. https://ehp.niehs.nih.gov/doi/10.1289/isee.2014.P2-323

Brain Metabolite Levels May Mediate Traffic-Related Air Pollution Associated Generalized Anxiety Symptoms: Findings from the Cincinnati Childhood Allergy and Air Pollution Study. Environmental Health Perspectives, 2018. https://ehp.niehs.nih.gov/doi/abs/10.1289/isesisee.2018.O01.04.11

Más en TekCrispy