La catarata es una opacidad que aparece en el lente natural del ojo, ubicado detrás del iris y la pupila, la cual representa la causa de pérdida de visión más común entre las personas mayores de 40 años de edad. De hecho, es la principal causa de ceguera en el mundo.

Dicho esto, ya entendemos por qué la cirugía orientada a corregirla es tan popular en la actualidad. El procedimiento puede restaurar la vista de las personas, y luego de ella muchos pacientes informan una reducción de su dependencia a los anteojos, una mejoría de su visión nocturna, e incluso parecen aturdidos por la nitidez de los colores que observan.

Siendo una cirugía tan recomendada, no estaría de más cuantificar la calidad de los resultados postoperatorios. Es por ello que un equipo de investigadores de Australia decidieron evaluar la visión de los pacientes antes y después de la cirugía de cataratas, pero concretamente en al ámbito de conducción automovilística. Sus resultados se presentaron en la 123ª Reunión Anual de la Academia Americana de Oftalmología.

Menos cataratas, menos accidentes de tránsito

Jonathon Ng y sus colegas de la Universidad de Australia Occidental evaluaron aspectos como límites de velocidad ajustados, densidades de tráfico, intersecciones no controladas y pasos de peatones usando un simulador de manejo.

Reunieron a 44 pacientes que aplicaron la prueba antes de su operación de cataratas, luego de la primera cirugía y una última vez después de la segunda. Analizando los resultados, encontraron que después de la primera, los accidentes disminuyeronen un 35 por ciento, y después de la segunda cirugía la reducción de estos fue de 48 por ciento.

Ahora bien, el Dr. Ng destaca la agudeza visual como un criterio importante para evaluar la aptitud física de una persona para conducir, pero reconoce que no se trata de un estudio perfecto. Sin embargo, destaca el hecho de la importancia de dicha cirugía para la seguridad de los conductores que padecen de cataratas:

“En Australia y otros países, las personas a menudo pueden esperar meses para recibir cirugía financiada por el gobierno después de que se diagnostica una catarata. Estos resultados resaltan la importancia de la cirugía de cataratas a tiempo para mantener la seguridad y la movilidad e independencia continua en los conductores adultos mayores”.

Aspectos básicos sobre las cataratas y su cirugía

Las cataratas son el resultado natural del envejecimiento, pero con cirugía puede mejorarse la calidad de vida de los pacientes.

Como mencionamos al principio, las cataratas son una consecuencia común del envejecimiento y su aparición y avance ocurre de manera gradual con el paso de los años, añadiendo turbidez al lente transparente dentro del ojo. La mitad de los humanos habrá desarrollado cataratas a los 80 años de edad.

El problema es que a veces es difícil de distinguir del deterioro natural de la visión a causa de la edad, por lo que las decisiones en torno a su presencia ocurren con frecuencia en edades más o menos avanzadas.

La cirugía de cataratas consiste en reemplazar la lente natural ya turbia por una lente artificial, y su principal ventaja es que es rápida, efectiva y de muy bajo riesgo. Aún así, los oftalmólogos acostumbran operar solo un ojo a la vez, empezando por el que presente mayor turbidez. Ahora bien, si esta resulta exitosa y la visión mejora sustancialmente, podrían descartar la necesidad de operar el segundo ojo.

Referencia:

Another Reason to Get Cataract Surgery: It can Make you 48 Percent Safer on the Road. https://www.aao.org/newsroom/news-releases/detail/another-reason-to-get-cataract-surgery-safety