SPOILER ALERT!

La esperada secuela de Breaking Bad al fìn tuvo su estreno el dìa de hoy. Millones de fanáticos alrededor del mundo esperaban con ansias ver la continuación de los que muchos ya consideran una de las mejores series de la historia. 

La película cuenta con 2 hora de duración y básicamente se dedica a observar el devenir de Jesse Pinkman después del último episodio de la serie: “Felina”, el cual fue transmitido por última vez en el año 2013. 

Como su nombre nos sugiere, únicamente completa la ruta planteada al final de la serie. Pinkman escapa de su cautiverio y se dedica a desaparecer del mapa, en medio de ello, se encuentra con diversos problemas que aumentarán el costo de su salida y pondrán a prueba su determinación.

No hay vueltas de tuercas que nos generen intriga o sucesos extremos que nos lleven al máximo, El Camino se plantea como un film que busca remover la nostalgia y darnos un poco más de aquella serie que nos hizo vibrar, nada más que eso. 

Quizás las expectativas fueron muy altas y pensamos que sería un nuevo comienzo hacia otra línea narrativa completamente nueva, sin embargo, el film ha dejado frío a más de un espectador.

Los puntos más fuertes de la película se encuentran cuando se presentan flashbacks importantes con algunos personajes como Mike, quien le sugiere a Jesse que un nuevo comienzo en Alaska sería lo ideal o con Walter, quien en una escena le comenta lo afortunado que es Jesse y suelta una frase que en mi opinión, es el punto más alto de toda la serie: 

“No tuviste que esperar toda tu vida para hacer algo especial”

Sin embargo, y viendo el filme desde una manera completamente objetiva quizás esté por debajo de lo que muchos esperábamos, en mi opinión sobraron un montón de escenas y pudieron haber mostrado la conclusión del arco del personaje de Jesse Pinkman en otro formato. 

Queda abierto el interrogatorio a Skinny Pete y qué pasará con la carta que le enviarán a Brocks desde Ciudad de México. 

Una posible teoría: aparición de Jesse Pinkman en Better Call Saul

 

Al enviar la carta a Brocks, esta se filtra a la policía e inician una investigación a Ed, el dueño de la tienda de aspiradoras que también ofrece servicios para cambiar identidades y esconder criminales. Esto salpicaría a Saul, quien después de los sucesos en Breaking Bad se esconde en Nebraska y a Pinkman quien se encuentra refugiado en Alaska. 

Solo de esta manera, esta película sería justa y necesaria.