La Real Academia Sueca de Ciencias en Estocolmo anunció que los investigadores John B. Goodenough, M. Stanley Whittingham y Akira Yoshino recibieron conjuntamente el Premio Nobel de Química por su aporte en el desarrollo de las baterías ligeras de iones de litio.

Desde que fueron introducidas en el mercado en el año 1991, las baterías de iones de litio han revolucionado la electrónica y nuestras vidas. El trabajo de estos científicos condujo al desarrollo de baterías sostenibles y renovables que eran lo suficientemente ligeras como para hacer de la electrónica portátil un elemento básico de la vida moderna.

Trío ganador del premio Nobel de Medicina descubre un proceso adaptativo vital para los organismos

Bases de una sociedad inalámbrica

Luego de anunciar a los galardonados, el comité del Premio Nobel manifestó en un comunicado:

“Las baterías de iones de litio han revolucionado nuestras vidas y se utilizan en todo, desde teléfonos móviles hasta computadoras portátiles y vehículos eléctricos. A través de su trabajo, los distinguidos de Química de este año sentaron las bases de una sociedad inalámbrica y libre de combustibles fósiles”.

Los científicos John B. Goodenough (izquierda), M. Stanley Whittingham (centro) y Akira Yoshino (derecha) recibieron el Premio Nobel de Química por el desarrollo de las baterías de iones de litio.

El investigador M. Stanley Whittingham, originario de Reino Unido y actual profesor en la Universidad de Binghamton en Estados Unidos, comenzó a desarrollar métodos para tecnologías de energía libre de combustibles fósiles a partir de la década de 1970 y descubrió un cátodo, o un tipo de conductor eléctrico a través del cual se mueven los electrones, en una batería de litio. Este descubrimiento resultó en la primera batería de litio funcional.

Los otros dos científicos desarrollaron nuevas innovaciones basadas en esa batería. El profesor de la Universidad de Texas John B. Goodenough descubrió que el cátodo desarrollado por Whittingham tendría un mayor potencial si estuviera hecho con un material diferente y demostró que el óxido de cobalto con iones de litio intercalados podría producir un voltaje más alto.

Reducir el impacto del cambio climático

Por su parte, el trabajo del investigador Akira Yoshino, profesor en la Universidad de Meijo en Japón, terminó por eliminar el litio puro de la batería, y en su lugar solo usó iones de litio, que son más seguros. Gracias a este avance el científico creó la primera batería de iones de litio comercialmente viable en el año 1985.

Las baterías ligeras de iones de litio son un elemento básico de la electrónica portátil que distingue la vida moderna.
¿Cómo las baterías de litio han dado forma al estilo de vida moderno?

La ventaja de las baterías de iones de litio es que no se basan en reacciones químicas que descomponen los electrodos, sino en iones de litio que fluyen de un lado a otro entre el ánodo y el cátodo, lo que las hace más eficientes.

Este tipo de baterías contribuyen a reducir el impacto del cambio climático al permitir el cambio de la energía de combustibles fósiles a formas renovables y sostenibles. Como explica la presidenta del Comité Nobel de Química, Sara Snogerup Linse: “El desarrollo de estas baterías es un gran paso adelante que nos permite almacenar energía solar y eólica”.

Referencia: Battery pioneers who made mobile revolution possible win Nobel chemistry prize. Reuters, 2019. https://bit.ly/2Oxu9ru

Más en TekCrispy