La comunicación supone la transmisión de información. Cuando las personas se comunican, comparten información, pero no se trata de algo sin sentido, sino que dependiendo del tema en cuestión, estas expresarán certea o incertidumbre sobre lo que dicen.

Esto es bien observable en los adultos, sin embargo, se sabe muy poco sobre cómo hacen los niños pequeños, cuya habilidad de lenguaje no está totalmente desarrollada, para indicar su estado de certeza o incertidumbre sobre lo que comunican.

Un equipo de investigadores del Grupo de Estudios Prosódicos (GrEP) se interesó en el tema, y llevó a cabo un estudio orientado a determinar como los niños en edad preescolar (de 3 a 5 años) señalan su propio estado de conocimiento.

Un juego de adivinanza

Los investigadores reunieron a 40 niños en edad preescolar y diez adultos, que actuaron como grupo de control. Llevaron a cabo un experimento basado en un juego en el que los niños deberían adivinar qué era lo que había dentro de una caja. Se trataba de diez elementos, cinco de los cuales eran fáciles de adivinar para ellos pues los habían visto o tocado, mientras que los otros cinco eran más complejos porque no los habían visto ni tocado.

“Abordamos el problema evaluando la producción potencial de una serie de prosódicos (acento, tono y entonación) e índices léxicos, que se sabe que los adultos expresan incertidumbre”, señala Iris Hübscher, primer autor del trabajo.

Les pidieron que dijeran qué pensaban que había en la caja y luego que evaluaran explícitamente lo que creían que era su estado de conocimiento de lo que había dentro de esta.

Los antihistamínicos no son la mejor opción para el resfriado común en niños

Gestos corporales y marcados prosódicos

Encontraron que los niños 3 a 5 años usan marcadores multimodales y prosódicos, como el acento, el tono y la entonación, con mucha precisión antes de reflexionar sobre el nivel de certeza que tienen respecto a algo. Cuando iban a adivinar lo que había dentro de la caja, los niños de 3 años mostraron su incertidumbre prosódicamente y a través de marcadores de entonación.

También observaron que los niños expresan su incertidumbre por medio de gestos corporales diversos, como levantar las cejas, inclinar la cabeza hacia un lado, fruncir el ceño y apretar los labios.

“Hemos visto que a la edad de cinco años, los niños comenzaron a usar un número limitado de marcadores léxicos, que faltan en el grupo de edad más joven”, indican los investigadores.

A medida que crecemos, aprendemos más palabras y por medio de muchas de ellas expresamos nuestra opinión, certeza o incertidumbre respecto a algo. Existen marcadores como el verbo “creer” o los adverbios “quizá” o “quizás” empleados para ello, y se observó que los grupos de mayor edad los utilizaban, igual que los adultos del grupo de control.

Los hallazgos, publicados recientemente en Journal of Language, Learning and Development, demuestran por primera vez la riqueza de los marcadores gestuales y prosódicos empleados por los niños pequeños para expresar su grado de conocimiento o incertidumbre a los demás.

Referencia:

Children’s Signaling of Their Uncertain Knowledge State: Prosody, Face, and Body Cues Come First. https://www.tandfonline.com/doi/full/10.1080/15475441.2019.1645669

Más en TekCrispy