Aunque se trata de una afirmación controvertida, se ha aceptado que las parejas con hijos son menos felices que las parejas sin hijos. Sin embargo, los efectos específicos y contradictorios de tener hijos en la satisfacción de la vida de los padres no se conocen plenamente.

En este sentido, los resultados de una investigación realizada de manera conjunta por científicos del Instituto Alemán de Investigación Económica (DIW) y la Universidad de Zúrich, muestran que en la actualidad los padres de Alemania están más felices con su vida cotidiana y familiar que hace 30 años.

La autonomía en el cuidado de un ser querido genera conflictos familiares

Niveles de satisfacción equiparados

De acuerdo al estudio, la razón principal de este cambio en la satisfacción de los padres radica en la mejor compatibilidad de los niños y el trabajo, complementado por un cambio en la comprensión de los roles. En particular, la investigación encontró que la satisfacción de las madres había aumentado.

Ya no se espera que las mujeres que tienen hijos automáticamente abandonen el trabajo remunerado.

En la década de 1980, la mayoría de las madres de Alemania informaron estar menos satisfechas con sus vidas que las mujeres sin hijos. Pero en los resultados del reciente estudio, los investigadores no encontraron diferencias entre los niveles de satisfacción informados por las madres de hoy.

Los autores del estudio explican que los cambios en las normas sociales y una mayor elección en el cuidado infantil han contribuido a esto.

El aumento de la igualdad en los niveles de satisfacción tiene un efecto positivo en madres y padres. Gracias a una mayor libertad para lograr un equilibrio individual entre el cuidado de los niños y el trabajo asalariado, las madres y los padres de hoy son más felices con sus vidas que los padres de hace 20 o 30 años.

Efecto positivo

Para el estudio, el equipo de investigación evaluó los datos del estudio a largo plazo del Panel Socioeconómico del Instituto de Investigación Económica de Berlín, que contiene datos sobre más de 18.000 mujeres y casi 12.000 hombres que fueron encuestados entre los años 1984 y 2015.

Cada vez es más normal que los padres tengan un papel más activo en la crianza y el cuidado de los hijos.

Si bien los roles tradicionales –la madre cuidando a los niños y el padre trabajando a tiempo completo– fueron dominantes durante mucho tiempo, en las últimas décadas, las expectativas de las madres y los padres han cambiado.

La maternidad ya no se ve como una parte obligatoria de la identidad y la realización femenina. Ya no se espera automáticamente que las madres abandonen el trabajo remunerado, y cada vez es más normal que los padres tengan un papel más activo en la crianza y el cuidado de los hijos.

¿Por qué los padres son más felices y menos estresados que las madres?

Junto con los cambios en las expectativas, en Alemania se han introducido nuevas medidas políticas, como el apoyo al permiso parental después del nacimiento de un hijo y el cuidado de niños pequeños fuera de la familia.

Por un lado, tales cambios significan que las madres y los padres pueden elegir más libremente cómo quieren organizar sus vidas familiares con respecto al cuidado de los niños. Por otro lado, los roles y responsabilidades se distribuyen más equitativamente entre madres y padres hoy en día. Ambos aspectos tienen un efecto positivo en la satisfacción de la vida de los padres.

Referencia: Closing the Happiness Gap: The Decline of Gendered Parenthood Norms and the Increase in Parental Life Satisfaction. Gender & Society, 2019. https://doi.org/10.1177/0891243219869365

Más en TekCrispy