Google es un buscador en línea tan popular que incluso se ha convertido en un sinónimo de la acción de buscar y en un verbo que permite enunciarla. Desde el momento en el que todos comenzamos a “googlear” la información que nos pareciera de interés nos enganchamos en la simplicidad y funcionalidad que ofrece esta plataforma.

Debido a su buen modelo de negocios, ella supo ver en su éxito, no un punto en el que quedarse estáticamente sino, una plataforma desde la cual seguir creciendo. En este sentido, muchas han sido las veces en las que la compañía adquiere nuevas plataformas con las que complementar sus servicios.

Google tiene todas sus energías puestas en la expansión

No obstante, el crecimiento de Google no se ha dado solamente en el terreno digital a través del abanico de servicios que es capaz de ofrecer. De hecho, su infraestructura también ha sabido crecer con el tiempo.

Un ejemplo de ello es que, este mismo año, han revelado su plan de llegar a tener campus presentes en 24 estados de EE.UU. Para esto, ha realizado compras de terrenos a lo largo de todo el territorio estadounidense. Sin embargo, no todos los sitios adquiridos tienen como destino final convertirse en una central de oficinas.

Ahora la compañía contará con su propio surtido de plantas

Un caso particular ha situado una de las compras de Google bajo el ojo público debido a lo particular del fin por el que ha sido adquirido. Un terreno en Gilroy, de unos aproximados 40 acres, según las declaraciones de Google, será utilizado para que la compañía cultive sus propios árboles y follajes.

YouTube Decade, mira cuales fueron los videos más vistos hace 10 años

Así es, Google pretende utilizar la tierra fértil de toda esta extensión para tener su propio y privado suministro de plantas. Ante una movida como esta, es normal que más de uno levante la ceja con extrañeza.

Finalmente, ¿para qué hace esto?

Probablemente esta es la pregunta que se han hecho muchos al enterarse de esta última acción de la compañía. Pero, aunque parezca extraño, la verdad es que tiene una respuesta bastante sensata.

Todos los campus de las grandes compañías (Apple y Facebook, por ejemplo) cuentan con extensas áreas verdes que deben mantener. Para el momento de su construcción, siempre es necesaria la compra de grandes cantidades de árboles y follaje con la finalidad de completar el paisajismo de la zona y hacer que todo se vea armónico.

Ello implica a largo plazo una gran inversión de dinero. Entonces, si la empresa cuenta con un suministro privado, esto ya no tendría que ser un problema. Para el momento –y tomando en cuenta que Google planea construir muchas nuevas sedes pronto–, es entendible que hayan adquirido este espacio como una forma de planificación que les permitirá satisfacer necesidades que saben que de seguro tendrán en el futuro cercano.

Más en TekCrispy