Viajar a las estrellas y verlas de primera mano ha sido el sueño de muchos, pero solo unos pocos han podido cumplirlo. Para aquellos que cumplieron con un viaje que les permitió volver sanos y salvos a casa, esta se trató claramente de la mayor aventura de sus vidas.

Sin embargo, lastimosamente el espacio ya logró cobrar sus primeras víctimas. Cuando pensamos en los viajes espaciales y todo lo que podría ir mal con ellos frecuentemente recordamos los informes de choques, accidentes y explosiones ocurridos en los entrenamientos, despegues o aterrizajes.

En estas circunstancias, el número de bajas que ha sufrido el selecto grupo de 550 personas que han visto el espacio ha sido un total de 30. No obstante, a pesar de que las muertes de todos estos han sido trágicas, todas ellas han ocurrido técnicamente dentro del ambiente de la Tierra.

¿Cuál es la frontera?

Cuando viajamos en un avión tenemos la clara seguridad de que nos encontramos surcando el cielo. Asimismo, al subir a un helicóptero y este emprender el vuelo, desde el momento en el que se alza un poco del suelo sabemos que nos encontramos volando.

Ello ocurre porque existe una clara diferencia entre los ambientes terrestres y los aéreos. Pero, cuando pensamos en el espacio, la frontera entre nuestro cielo y la infinidad del vacío no es tan clara.

Un avión jamás podría sobrevolar lo suficiente para llegar al espacio, ya que su maquinaria no se lo permitiría. Sin embargo, en el caso hipotético de contar con los equipos necesarios, solo le bastaría seguir subiendo hasta que se encontrara fuera de nuestro planeta.

Pero… ¿desde qué punto consideramos que aún una nave se encuentra en la Tierra y no en el espacio? A esta división se la conoce como Línea Kármán y se encuentra a unos 100 kilómetros aproximados de la superficie terrestre. La mayoría de las muertes de los astronautas han ocurrido debajo de ella –y por ende dentro de la Tierra– y solo unas pocas en la historia verdaderamente se han dado fuera de los límites del planeta.

Hasta la fecha, solo han muerto 3 personas en el espacio

De izquierda a derecha: Georgi Dobrovolski , Vladislav Volkov y Viktor Patsayev.

Las bajas que se han dado en este territorio espacial han sido pocas, pero su ocurrencia no ha carecido de notoriedad. Los nombres de los astronautas involucrados en la tragedia eran Georgi Dobrovolski , Vladislav Volkov y Viktor Patsayev.

Los tres iban a bordo del Soyuz 11, que tenía como meta alcanzar la primera estación espacial de la entonces Unión Soviética el Salyut 1. A diferencia de su predecesora, el Soyuz 10, los astronautas no tuvieron problemas con acceder a la estación y comenzar a hacer vida en ella.

Durante los 24 días que estuvieron allí, comenzaron a recopilar una gran cantidad de información valiosa sobre los procesos que ocurrían en el espacio. Uno de los 140 experimentos que realizaron en la nave tuvo que ver con el efecto de la gravedad cero en los cuerpos humanos.

Asimismo, comenzaron a intentar cuidar plantas en un invernadero construido en la estación y realizaron un sin número de observaciones sobre la Tierra y las estrellas cercanas a través del telescopio de la estación. En el tiempo que estuvieron allí, todo marchó según el plan y el regreso a casa estaba teñido de la alegría se saberse exitosos en su cometido.

Nadie podría haberlo imaginado

La separación de la nave Soyuz 11 de la estación espacial Salyut 1 se desarrolló aparentemente sin problemas. Desde la Tierra, todo pareció ocurrir según los planes, la nave pasó la atmosfera sin problemas y su aterrizaje ocurrió sin errores.

Sin embargo, los astronautas a bordo de la nave no respondieron a los llamados hechos una vez estuvieron en la Tierra. No fue sino hasta abrir la cabina que el resto del equipo terrestre se dio cuenta de que el trío había fallecido.

En cada uno de los asientos, los cuerpos sin vida de Dobrovolskiy, Patsayev y Volkov se encontraban con marcas azules muy similares en sus rostros. Según la investigación posterior, estas se debían a que la causa de muerte había sido la sofocación.

Una pequeña válvula había causado una fuga al momento de desacoplarse de la estación espacial. La imposibilidad de repararla con la suficiente velocidad causó que el vacío rápidamente entrara en la cabina, acabara con el oxígeno y sofocara a los astronautas que aún estaban en sus asientos.

Hasta la fecha, estos estos tres individuos han entrado a la lista de personas que, en efecto, han muerto en el espacio exterior. Sin embargo, es posible que sus propias muertes hayan ayudado a evitar que esta lista se engrosara. Después de todo, luego de esta tragedia se estipuló la norma de que los astronautas debían contar con trajes presurizados al momento del aterrizaje –hasta estos momentos, esta medida sigue en pie y, probablemente, ha salvado más vidas de las que dejó perder en su momento.

Más en TekCrispy