La incidencia de cáncer de tiroides es una de las neoplasias malignas de mayor crecimiento en los últimos tiempos. Desafortunadamente, la prueba utilizada para su diagnóstico, llamada aspiración con aguja fina (FNA, por sus siglas en inglés), no es concluyente en aproximadamente 20 por ciento de los casos evaluados.

Cuando un patólogo no puede confirmar la presencia de cáncer, el paciente puede recibir una prueba genética de seguimiento, pero se sabe puede producir resultados falsos positivos.

Esta proteína es la culpable de la formación del cáncer de páncreas

Evitar cirugías innecesarias

Dadas estas incertidumbres, los médicos recomiendan extirpar parte o la totalidad de la glándula tiroides, la cual produce hormonas que controlan la tasa metabólica del cuerpo, así como la función cardíaca y digestiva, el control muscular, el desarrollo cerebral, el estado de ánimo y el mantenimiento óseo.

La nueva prueba metabólica de tiroides identifica los metabolitos producidos por las células cancerosas.

Cada año, miles de pacientes se someten a esta cirugía solo para luego saber que no era necesaria. La precisión mejorada evitaría cirugías innecesarias, muchas de las cuales llevan a los pacientes a necesitar terapia de reemplazo hormonal por el resto de sus vidas o a tener que hacer frente a otras consecuencias de la extirpación total o parcial de su tiroides.

Este contexto revela que existe una necesidad crítica de contar con nuevas tecnologías para el diagnóstico preciso, oportuno e integral del cáncer de tiroides.

En atención a este requerimiento, investigadores de la Universidad de Texas en Austin y el Colegio de Medicina Baylor han desarrollado una nueva prueba preoperatoria para el diagnóstico de cáncer de tiroides, la cual es más rápida y aproximadamente dos tercios más precisa que las pruebas de diagnóstico utilizadas en la actualidad.

Aunque será necesaria una mayor validación antes de que pueda usarse clínicamente, la nueva prueba de tiroides metabólica se presenta como una alternativa prometedora para prevenir miles de extracciones de tiroides innecesarias.

Huellas metabólicas

Usando una tecnología llamada imágenes de espectrometría de masas, la nueva prueba metabólica de tiroides identifica los metabolitos producidos por las células cancerosas, los cuales actúan como una especie de huella digital de diagnóstico.

 

La glándula tiroides produce hormonas que controlan la tasa metabólica del cuerpo, la función cardíaca y digestiva, el control muscular, el desarrollo cerebral, el estado de ánimo y el mantenimiento óseo.

Los investigadores trabajaron en la identificación de estas huellas metabólicas de diagnóstico durante más de dos años utilizando 178 tejidos de pacientes antes de comenzar un estudio clínico piloto.

Esta técnica revela escritura plasmada en un papiro carbonizado en Pompeya

Durante el estudio clínico, 68 pacientes fueron evaluados, casi un tercio de los cuales habían recibido resultados de FNA no concluyentes. La nueva prueba de tiroides metabólica arrojó un falso positivo solo en 1 de cada 10 casos y podría haber evitado que 17 pacientes en el estudio se sometieran a cirugías innecesarias.

El equipo ahora se está preparando para comenzar un estudio de validación de dos años sobre FNA de alrededor de mil pacientes en los Estados Unidos, Brasil y Australia. Si los resultados se mantienen, el equipo detrás del desarrollo de la prueba espera que la tecnología se traslade al entorno clínico como una herramienta de diagnóstico de rutina.

Referencia: Preoperative metabolic classification of thyroid nodules using mass spectrometry imaging of fine-needle aspiration biopsies. PNAS, 2019. https://doi.org/10.1073/pnas.1911333116

Más en TekCrispy